Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN QUIQUE IGLESIAS

El futbolista asoma la patita

Muchos jugadores no quieren volver así pero, claro, sienten en el cogote el aliento de sus clubes

Quique Iglesias Quique Iglesias
27/04/2020

 

España quiere que vuelva el fútbol. Así lo quiere el Gobierno que, cansado de los trastos que se han tirado por la cabeza Rubiales y Tebas, se ha puesto en marcha para un regreso de ese opiáceo de 90 minutos. Ya sea porque LaLiga va a ser generosa con el deporte nacional y sus dineros, o porque el fútbol representa casi el 1,5 por ciento del PIB español, acaba una semana en la que desde arriba se ha marcado ya un protocolo de regreso al trabajo (los dichosos test, quién tuviera uno a mano…) pero que se ha topado con unos futbolistas que poco a poco van asomando su patita.

En la AFE hay mucha división. Muchos jugadores no quieren volver así pero, claro, sienten en el cogote el aliento de sus clubes. De algunos. Porque hay otros que van un poco más allá, quizá pensando que es inútil evitar lo inevitable: que el fútbol volverá sí o sí, aunque sea a puerta cerrada, que es como bailar con tu hermana y sin música. Los clubes que van más allá recelan de lo que pueda pasar una vez arranque la competición. ¿Cómo se viajará? ¿Realmente podrán los jugadores aislarse de manera segura? ¿Quién va a tomar la responsabilidad civil en caso de un caso positivo dentro del ‘mundo fútbol’? Ah, amigo. LaLiga mira para otro lado, los seguros de los clubes no van a pagar el pato, el laboratorio te hace firmar una carta de descargo… ¿Y los futbolistas? Como digo, van diciendo sus cosas.

En clave perica, Óscar Melendo. A falta de entrevistas personales (difícil y entendible la postura comunicativa de un club que es colista de LaLiga), Melendo puso el acento en el estado físico y anímico de los compañeros, ocho que sepamos, que han superado el Covid-19 en las últimas semanas. “Van a necesitar más tiempo de recuperación. Me dicen que se sienten fatigados”, dijo a través de los medios del club. Diana. Escribí que me quedaba por escuchar a un profesional de la medicina o de la preparación física hablando sobre cómo van a poder competir unos profesionales que han tenido este bicho dentro. Sigo esperando.

Así que a falta de todas estas respuestas, a falta también de un protocolo final, de una fechas concretas y de un sí definitivo y rotundo de los verdaderos actores de la película, LaLiga opta por pasar unos test que bien podrían ser destinados a los que siguen en la primera línea de la lucha contra la pandemia. Los clubes tienen desinfectados sus vestuarios, la Karcher limpiará balones tras los entrenamientos, LaLiga mandará un supervisor a cada Ciudad Deportiva, habrá chárters y hoteles reservados… Pero mirarán para arriba y no verán a nadie. Estarán vacíos. Los estadios. Y ellos. Ni pies ni cabeza, un sinsentido absoluto.