Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE DANI BALLART

Fin de temporada

La solidaridad de los deportistas debería primar para protegerse todos y negarse a entrenar o jugar

Dani Ballart Dani Ballart
19/04/2020

 

Primera competición cancelada. La federación española de natación ha suspendido la competición de waterpolo tanto masculina como femenina. El primer deporte en tomar una decisión drástica pero necesaria para la salud de todos sus deportistas. No podemos ser beligerantes con las vidas de las personas y en momentos complicados hay que ser valientes. La dificultad será tomar la decisión más correcta a la hora de decidir los equipos que irán a la Champions la próxima temporada y los descensos o ascensos. Pero por encima de esto, la decisión de proteger a los deportistas ha primado por encima del espectáculo. No sé cuantos deportes tomarán decisiones parecidas pero, sin duda, ya tardan.

El horizonte parece lejos y el estado de alarma no cesa y peor aún son las noticias que van llegando sobre cuando saldremos de esta. El fútbol no puede ser menos. El deporte rey debería ser el ejemplo o el espejo dónde mirarnos los demás deportes, aunque parece que les apetece pensar mejor en dinero y egos. A la espera de ver el camino tomado, si la decisión final fuera acabar la temporada, la solidaridad de los deportistas debería primar para protegerse todos y negarse a entrenar o jugar. Demasiados interrogantes hay en el aire aún por resolver sobre esta pandemia como para ser demasiado valientes y correr riesgos innecesarios. Delante de la propia vida no hay dinero que valga. Con la salud, ya nos espabilaremos para tirar adelante como podamos. La racionalidad por encima del deseo debería ser una máxima. Un mes de confinamiento es duro, muy duro. No veo la luz al final del camino, pero, por encima de todo, siempre prima la idea de protegerse. Sean responsables y protéjanse, a la vez protegeremos a los demás. ¡Salud!