Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Fe y carácter, señores

Desde el primero al último tienen, por un motivo o por otro, la exigencia de luchar por salvar al Espanyol

Quique Iglesias Quique Iglesias
16/06/2020

 

Aquí tienen lo que querían, señores futbolistas. Pasen y jueguen. Y tengan fe y carácter para afrontar el reto más importante de sus vidas. Algunos de ustedes van a dejar el club, otros renovarán y otros tantos se quedarán cumpliendo contratos, sueños o condenas. Desde el primero al último tienen, por un motivo o por otro, la exigencia de luchar por salvar al Espanyol. Ya incluyo el verbo luchar. Porque ustedes no están obligados a salvar al Espanyol. Más faltaría… Lo que sí que se les requiere es que se dejan el alma en esa lucha, para que se les note que están defendiendo hasta que no quede ni un ápice de esperanza el corazón de los miles de espanyolistas que, militen o no, vivan o no, están o estuvieron en esa trinchera desde hace casi 120 años. En todo este tiempo, solo cuatro veces bajó el Espanyol de categoría. Y regresó al año siguiente a la elite (escribo aquí entre paréntesis que firmaría ahora mismo no jugar ni un partido más de esta Liga fantasmal si me garantizan que en la temporada 2021-22 se vuelve a estar en Primera tras un año de penitencia).

No tengo dudas sobre el compromiso de este vestuario. Hay muy buena gente ahí dentro. Sin embargo, los buenos también se equivocan. Y en esta temporada nadie ha dado una a derechas. Pero hay tiempo para rectificar solo y solamente si se reanuda la competición con el ritmo requerido. Hay que morder, rascar y si se puede golear al Alavés. Y luego al Getafe. Y al Levante. A todos los rivales, con fe y carácter, insisto.

Habrá tenido tiempo Abelardo Fernández en las últimas 72 horas para concienciar a sus futbolistas de esta idea. Se los llevó el miércoles a una planta noble del remozado hotel Calderón, posiblemente el hotel más futbolero del centro de Barcelona. Esta decisión me parece curiosa, arriesgada… pero no excesiva si me pongo en la piel del entrenador. Esta Liga del Espanyol es no de 11 partidos, es la del partido a partido. Hay que sumar y seguir sumando. Abelardo entiende, respaldado por la dirección deportiva, como debe ser, que esta primera semana va a ser clave. Es la semana del ‘caixa o faixa’. En tres partidos sabremos si hay opciones de salvación o si no hay nada que hacer. Sean todos bienvenidos al espectáculo que debe entretener al país en las cinco próximas semanas. Quién tuviera 35 puntitos para poder entretenerme de verdad con el sonido virtual, las pancartas que nadie sujeta o los aplausos enlatados…