Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE JOSÉ ANTONIO MECA

El factor diferencial

Le han visto las orejas al lobo y han apostado fuertemente por reforzar la plantilla

José Antonio Meca
25/01/2020

 

Independientemente de los nombres que acaben configurando la lista de altas e incluso las bajas de la plantilla durante este mercado de invierno, ya podemos sacar una conclusión clara: el Espanyol se quiere salvar.

Nadie duda en estos momentos sobre la implicación de Chen con el proyecto, ni sobre la preocupación que podía generar un posible descenso en la cúpula directiva. Le han visto las orejas al lobo y han apostado fuertemente por reforzar la plantilla.

Bien es cierto que, si todo el esfuerzo que está realizando ahora se hubiese hecho a principio de temporada, otro gallo nos cantaría, pero dadas las circunstancias y valorando que este es exactamente el factor diferencial con el resto de equipos implicados en el descenso, es muy bienvenido todo el despliegue de artillería económica que, ni los más optimistas, podíamos soñar que podríamos disponer.

Hace poco, se quejaban aficionados del Mallorca y Leganés por las redes sociales que no pueden competir con el potencial económico del Espanyol. Es cierto. De hecho, mientras que nosotros hemos fichado a un jugador como Raúl de Tomás, que tiene que ser el jugador que marque las diferencias, el Leganés ha tenido que vender al que las marcaba en Butarque: En-Nesyri, al Sevilla.
Efectivamente, ellos lo tienen más difícil, mientras que nosotros lo podemos ver de otro modo, aunque seamos nosotros los que circunstancialmente vayamos los últimos.

Como bien dice el sabio refranero español, bien está lo que bien acaba y más vale tarde que nunca, con lo que nos queda la confianza de que todo este esfuerzo tenga una recompensa en modo de permanencia e incluso que nos quede un equipo con posibilidades para la próxima campaña.
Que no se detenga la corriente positiva.