Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE DANI BALLART

Esperanza

Ganar contra el Getafe nos propulsaría directamente hacía nuestro propio milagro

Dani Ballart Dani Ballart
16/06/2020

 

¡Qué bonito volver a jugar y con victoria! El Espanyol fue muy superior al Alavés. Es cierto que la expulsión del portero Pacheco condicionó el resto del partido, pero había que aprovechar la ocasión. Algo que muchas otras veces no hemos hecho en esta liga. Pacheco sufrió las consecuencias del parón liguero por tres meses. El confinamiento y la inactividad hace que se pierdan los espacios y las medidas y esas manos fuera de su área fueron cómicas. A partir de ese momento, era lógico pensar que el Alavés se encerraría atrás y el Espanyol pasaría a dominar el partido.

Embarba estuvo muy activo, chutó hasta cinco veces a portería y Wu Lei estuvo como siempre. El chino es un jugador muy activo y diría que es al que menos se le notó la inactividad. Un jugador que pasó el COVID-19 y marcó un gol con su clásica tranquilidad cuando tiene tiempo para decidir. Los tres puntos nos dan aire y nos permiten seguir soñando. El Espanyol estuvo mucho más entero y sobrio y la imagen fue muy buena. Sorprendió el once inicial pero fue una alegría ver de nuevo a Melendo. La suplencia de R.D.T. y Darder lo enfoco en gestión de equipo por la situación vivida sabiendo que el martes volvemos a jugar otra final.

Muy bien el míster en su trabajo animando constantemente a los jugadores y abrazando y haciéndose próximo tanto con titulares como con suplentes. El martes seguimos con nuestro peregrinaje personal en Madrid contra el Getafe. Un equipo muy difícil de batir pero esta victoria ayuda a la moral de nuestro equipo y le refuerza en el objetivo de la salvación. Ganar contra el Getafe nos propulsaría directamente hacía nuestro propio milagro. Seguiremos soñando. De momento lo más difícil era empezar ganando y lo hicimos.