Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

Eso que se puede dar

El Espanyol, revitalizado por el parón y la expulsión de Pacheco, supuso puro Jarabe de Palo para el Alavés

Oriol Vidal Oriol Vidal
15/06/2020

 

En este fútbol de ausencias, al Espanyol le fue como anillo al dedo el himno dejado por Pau Donés como testamento vital: “Eso que tú me das/es mucho más de lo que pido/eso que tú me das/es lo que ahora necesito...” Le faltaba alma al estadio sin su afición, por más recambios virtuales que buscara el club y la acertada repesca de ‘La força d’un sentiment’, el pancartón que presidió el juego. El Espanyol, revitalizado por el parón y la expulsión de Pacheco, supuso puro Jarabe de Palo para el Alavés. Abelardo hizo cantar a los suyos: “Por todo lo que recibí/estar aquí vale la pena/Gracias a ti seguí/remando contra la marea...” Asistencias de Embarba... y tres golazos: Bernardo, Wu Lei... y Trigueros, en Balaídos. La salvación, a tres. Vaya si se puede.

Vale que el duelo de ayer será, probablemente, el más asequible que hallará el Espanyol hacia el objetivo: sin opción de temblar atrás por la ausencia de Lucas Pérez ni temer que Joselu pillara algún rechace, sin ir más lejos. El equipo se encontró con un escenario ideal, a pesar de la suplencia de R.D.T. Generó 18 ocasiones y marcó su ritmo a placer. Y si no se pegó un festín fue, cosas de la vida, por Roberto, que al fin se pintó un buen partido en el RCDE Stadium. En fin: un marco difícilmente inmejorable ante lo que resta, siempre y cuando el Espanyol no alcance la velocidad de crucero del resucitado: ese punto en que cualquiera, embalado, se siente invencible. Repetir lo de Poche en el 2009: ojalá.

Las jornadas pasarán rápido para ayudar a contextualizar la nueva normalidad perica. Para saber si esta reacción va en serio o fue solo flor de un día de conjunción astral. Pero al margen de las vacaciones de la defensa (bueno, déjenme destacar la anticipación de Lele Cabrera como preludio al gol de Wu Lei), las sensaciones fueron muy positivas: Roca carburó hipermotivado, Melendo tuvo el puntito de destello para resquebrajar al rival y el derroche gladiador de Calleri habilitó espacios para Embarba y el goleador de Oriente. Empeño y desempeño que una buena gestión con los cinco cambios puede darle al Pitu un rico abanico de oportunidades. Si el Monito y Pedrosa se suman con malicia, el gran reto estará más cerca.


En fin, la Liga que vemos sigue pareciendo de un fútbol hueco, desnaturalizado y sin la tensión ni el clímax que solo puede ofrecer el latido de la grada. Un fútbol donde parece fundamental entrar mejor en los partidos, porque lo que es remontar, hasta pasadas tres semanas, no parecen muchos equipos en disposición: el Alavés pareció blando como el Betis en el derbi sevillano. Lo daremos por bueno si en ese contexto sabe el Espanyol recomponerse y sacar el genio que le faltó durante tantos meses. Y que siga cantando Pau Donés: “Todo te lo voy a dar/por tu calidad, por tu alegría/me ayudaste a remontar/a superarme día a día...” Genial cántico para un octubre en Primera, sin duda.