Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE JOSÉ ANTONIO MECA

Éramos pocos

Ha bastado una temporada y media en Primera División para descubrir que tenemos un nuevo enemigo íntimo en la categoría

José Antonio Meca
16/04/2019

 

Ha bastado una temporada y media en Primera División para descubrir que tenemos un nuevo enemigo íntimo en la categoría. Como si no tuviésemos bastante los pericos con tener que lidiar con un monstruo a nivel deportivo, mediático y social como es el Barça, ahora aparecen desde Girona para desearnos descensos, entre otras cosas.

Sorprende, como poco, ya que el Espanyol siempre ha sido uno de los clubs que más ha ayudado históricamente al Girona, tanto en participaciones en su torneo Costa Brava como en cesión de jugadores.

¿Cuál es el punto exacto en el que se empezaron a torcer las cosas? Pues justo el momento en que, derivado de su ascenso de categoría, se incrementó su masa social que en su amplia mayoría son aficionados culés residentes en Girona. A partir de ese momento vimos como la maquinaria social culé se ha puesto en marcha para intentar que los dos equipos de representantes del fútbol catalán sean Barça y Girona.

Debemos pues acostumbrarnos a que, mientras estén en Primera, la cosa no va a ir a mejor; al contrario, las relaciones serán cada vez más tensas y la rivalidad deportiva y social mucho más duras.
Lo interesante será ver cómo reacciona su nueva masa social cuando las cosas les vengan mal dadas. Aunque todo parece indicar que renunciarán a la camiseta rojiblanca que tienen en el cajón de su anuncio para enfundarse la que les produce más alegrías y verdaderos sentimientos.

Las noticias más...