Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN JORDI LUENGO

Durán, el R.D.T. de los despachos

Ha tenido que ser en el curso más difícil de la era Cornellà cuando la entidad se ha mostrado más ambiciosa que nunca.

Jordi Luengo Jordi Luengo
19/02/2020

 

El espanyolismo lleva años pidiendo ambición, pero en los últimos tiempos el club ha mantenido un mensaje conservador. Eran tiempos difíciles, la hinchada empezaba a cansarse de luchar solo por la permanencia. Atrapados en el día de la marmota era difícil crecer deportiva y socialmente. Y estos años de travesía en el desierto, a excepción de la recta final del curso pasado, han ido desgastando a muchos pericos.

Como en el mundo del fútbol a veces es difícil encontrar la lógica, ha tenido que ser en el curso más difícil de la era Cornellà cuando la entidad se ha mostrado más ambiciosa que nunca. El mercado de invierno ha sido la demostración más clara. Aunque no quedaba otra que hacer un esfuerzo, creo que ningún perico esperaba esta inversión histórica. Raúl de Tomás, que se está consolidando como el mayor argumento para lograr la salvación, está demostrando una gran ambición. Ha venido con ganas de comerse el mundo. Asume cualquier responsabilidad y ha dejado clara su gran mentalidad ganadora. Y esto nos hacía mucha falta.

Pero hay otro refuerzo que está a su altura o, incluso, puede ser más importante para el futuro del club. La llegada de Josep Maria Durán a la dirección general es otro gran acierto. Llevaba tiempo escuchando que era incomprensible que un perico como él, considerado uno de los grandes ejecutivos del fútbol español, no estuviera en el club. Ahora, el deseo de todos esos que me lo comentaban se ha hecho realidad. Las primeras decisiones de Durán invitan a volver a ilusionarse. Tras el encuentro de esta semana con la prensa, tengo sensaciones muy positivas. Es cierto que todos estamos centrados en la salvación, pero el Espanyol que él vislumbra me encanta. Como creo que a todos. Tiene muy claro que el primer equipo es el corazón que mueve al club y que el dinero debe estar en el campo. Transmite seguridad, ambición e ilusión, algo que ha faltado en la última década. La manera más rápida de crecer es teniendo un equipo que enganche, que se identifique con la grada y esté en la parte noble de la tabla. Lo demás también suma, pero nada como esto.

Durán considera que el Espanyol debe estar en la parte noble de la tabla y por eso, sin caer en errores del pasado, destinará una parte importante de los ingresos a reforzar al primer equipo. En el Getafe ha hecho casi un milagro al llevar al equipo de Segunda a Europa. Un motivo más para creer en él. Chen Yansheng a su llegada fue ambicioso, pero desconocía la realidad de LaLiga. Durán también es ambicioso y conoce perfectamente el fútbol nacional y el Espanyol. El futuro inmediato pasa por lo que ocurra en mayo. Confío en la salvación y en poder disfrutar pronto, después de tantos años, del Espanyol que queremos los pericos y que nos merecemos. Y con Raúl de Tomás y Josep Maria Durán, el R.D.T. de los despachos, lo veo cerca. Me han vuelto a ilusionar. Ya sueño con el Espanyol que llevamos tiempo esperando.