Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DANI SOLSONA

Dos goles en seis minutos pesan mucho

La balanza fue favorable a los de Eusebio, que vieron como Stuani marcaba dos goles en los primeros diez minutos poniendo muy cuesta arriba una posible remontada

Dani Solsona Dani Solsona
26/11/2018

 

Interesante partido para comprobar quién se llevaría el gato al agua: si el Espanyol, que había ganado todos los partidos disputados en Cornellà y con solo un gol en contra, o el Girona, invicto lejos de su estadio. La balanza fue favorable a los de Eusebio, que vieron como Stuani marcaba dos goles en los primeros diez minutos poniendo muy cuesta arriba una posible remontada. Después de tal varapalo, no cabe duda hacia la mentalidad del equipo perico, que lo intentó siempre a través de tener la posesión del balón, aunque faltaba la claridad suficiente para hacer el último pase en buenas condiciones ante una defensa muy poblada pero bien organizada que no permitía tener ocasiones claras para marcar y meterse de lleno en el partido.
Ya en la segunda parte todos los indicios hacían pensar que sería más o menos lo de la primera: un Espanyol con mayor control del juego y el Girona replegado a la espera de soltar alguna contra para finiquitar el encuentro. Pero fue todo lo contrario: los visitantes son los que llevaron la iniciativa y parecía que podía llegar un tercer gol. Tuvieron la oportunidad, pero un defensor espanyolista sacó el balón de la misma línea de gol.
A partir del minuto quince o veinte, y con todos los cambios introducidos por Rubi, cambió la decoración y fue el Espanyol quien llegaba a la frontal del área con muchos jugadores para llegar al remate en los posibles centros laterales aunque la colocación, envergadura y sobriedad del Girona daban poco margen a que se pudiera rematar en condiciones. Aún así, Borja marcaba cuando quedaban todavía bastantes minutos para poder lograr el empate, antes de que llegara el tercer gol de Doumbia, cuando Bono detuvo un remate de cabeza y el balón le quedó a Javi López, que con su pierna menos buena no acertó cuando ya se cantaba el gol. Al final no ha podido ser y vuelan los primeros tres puntos de Cornellà, sumando la segunda derrota consecutiva y, curiosamente, contra dos equipos cuya propuesta es jugar con tres centrales y que Rubi no ha dado con la tecla para contrarrestarlos.