Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Doce años, un empate y una falta de atención

A mí me apetece más quedarme con la vida del Espanyol que arriesgarme con el ascensor de otros

Quique Iglesias
01/05/2019

 

El Espanyol es el equipo que más años seguidos ha militado en Primera sin clasificarse nunca para Europa. Son las trece campañas que encadena actualmente. Desde la de la final de Glasgow hasta hoy en día. Una racha histórica.

Desde la temporada 2006-2007 se han mantenido en la máxima categoría solo siete clubs (ya me perdonarán el orden… que es el de la clasificación de la Liga actual): Barcelona, Atlético de Madrid, Real Madrid, Valencia, Sevilla, Athletic… y Espanyol. Son los indudables siete grandes del fútbol español, por tradición, solera y resultados en general. Durante todo este tiempo, un montón de clubes se han paseado por Champions y Europa League: desde el Villarreal hasta el Getafe o Levante. Pero todos ellos (Málaga, Deportivo…) se han columpiado alguna temporada con el descenso a Segunda, e incluso algunos penan para volver algún día a estar entre los 20 de arriba. A mí, si me permiten, me apetece más quedarme con la vida del Espanyol que arriesgarme con el ascensor de otros. Cuestión de gustos.

El frustrante empate de anoche deja a medias el encomiable esfuerzo que está haciendo el vestuario por cambiar la dinámica de la estadística. Se marcharon de nuevo dos puntos en el tramo final, con el resultado favorable. ¿Quién dio un paso atrás? ¿Rubi? ¿Los jugadores? O fue el arreón de genio del rival, que también juega… La opción de la nula exigencia defensiva de Wu Lei no me desagrada para explicar el tanto de Zou. ¿Hay que demonizar a Rubi por ello? Conmigo no cuenten.

Las matemáticas mantienen viva la llama de la ilusión mientras los agoreros, los que atizan a Rubi sin ton ni son, sin ni siquiera reparar en la dura temporada que está viviendo el entrenador, que no es un cualquiera que está aquí de paso, siguen a los suyo.

Quizás, eso sí, haya llegado el momento de pegar el estirón definitivo ahora que solo quedan tres jornadas para el final el campeonato, con dos partidos en casa (Atlético de Madrid y Real Sociedad) y uno a domicilio (Leganés). Ya es casualidad, además, que el devenir de la Liga haya dejado a estos tres rivales sin demasiadas cosas por las que luchar más que el honor, que ya es tela suficiente.

No tengo ni idea de lo que pasará el sábado. Y si me apuran, suceda lo que suceda, no se lo voy a tener en cuenta a nadie. La estadística del inicio del artículo, brindada por el irrepetible Pedro Martín, no engaña y mide la dificultad no solo de ir a Europa sino la de mantenerse entre los intocables.

Las noticias más...