Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

En la dimensión desconocida

Cómo explicarlo: el Espanyol, segundo tras once jornadas, pisándole los talones al Barça y, en casa, intratable

Oriol Vidal Oriol Vidal
06/11/2018

 

Cómo explicarlo: el Espanyol, segundo tras once jornadas, pisándole los talones al Barça y, en casa, intratable. Cayó el Athletic de Berizzo (Another one bites the dust) por ley física y táctica, o sea: por calidad. La que destilaron un Hermoso excelso y sobradísimo, un David que volvió a ser Goliat y bueno, todos. Porque hablas de los centrales y te dejas a Dídac y Javi López. Porque destacarías a un Darder poseído y te olvidarías de Granero. Porque lo concentarías en el Panda y se te pasaría la desestabilización permanente de Falete. La varita de Rubi sigue transformando a todo el RCDE. Lo agiganta, lo hace levitar. Son las cosas de la felicidad suprema.

Berizzo apostó por un marcaje al hombre suicida si no sacaba rédito en el primer tiempo. Vimos quizá por primera vez en el curso maniatado al Espanyol. Pero los de Rubi permanecieron pacientes, seguros, convencidos. “Dejemos que éstos se cansen” y es que Aduriz (tantas veces verdugo) ha tardado en caer, pero lo ha hecho en picado, mientras que Raúl García ya sólo está para ofrecer su cara más oscura y parduzca. Todo el plan vasco en las piernas de Williams y sobre él una densa sublime y armónica. Entre todos lo taparon y él solito se rindió. Sigue el Espanyol domando y haciendo claudicar a las bestias más variadas de la Liga. Sin vértigo, con pasión. Con juego, pero con una defensa alucinante. Marco a cero. Difícil resistir e imposibles de superar. El darderismo hecho carne.

Lo vibraron los 14.328 más fieles (malditos horarios: habrá que poner los partidos entre semana a las 11:30 de la mañana, como las juntas de accionistas). Lo saborearon como atónitos que no acaban de asimilar este fantástico sueño. Pero es real. Rubi y los suyos están aquí, y no paran. Y quieren más. Y no te bajan de la nube si les desafías preguntando por la Liga. Y ya esperan el Pizjuán como otra oportunidad histórica y no es cuestión de desdeñarla. Rubi es el devorador de retos. Insaciable, nunca tiene suficiente, y más si el grupo crece y no se cansa. El Espanyol flota en la estratosfera, en la dimensión desconocida. O mejor: en la antesala del paraíso. No hay gracias suficientes para darle.

Poner a Puado cuando quizá cualquier otro se hubiera enrocado. Desafiar al equipo a que metiera el segundo y matara ya el puñetero partido. Dejar los repliegues para los obesos de ego. Rubi emana ambición y todo lo contagia. Así que déjense de temer por la caída, aparquen la contabilidad del miedo, no sufran si su equipo se empeña en jugar bien en vez de proteger un resultado por la mínima. Disfruten. Bienvenidos a la dimensión desconocida: terra incognita para conquistar.

Las noticias más...