Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DANI BALLART

Decisiones insensibles

Se trata de ir todos a una, de sufrir este momento cogidos de la mano. No de tirar cada uno por su lado sin importar las circunstancias del prójimo

Dani Ballart Dani Ballart
07/05/2020

 

No hay quién entienda nada. El ridículo va a ser mayúsculo si se decide jugar las 11 jornadas restantes del campeonato liguero.

Primero, no sé cuántos aficionados deben estar pensando en sus equipos con la que nos está cayendo encima y lo difícil de la situación personal de la mayoría de la población. Estamos más preocupados de cobrar el paro, si estás en ERTE, o de apuntarte al paro -que es una auténtica odisea- sin saber cuándo cobrar o qué pasará con tu estado laboral si trabajas por cuenta propia.

Segundo, los jugadores no están en condiciones físicas de empezar a jugar de manera express. Cuando escuchen el silbato del árbitro, la cabeza les hará olvidar su estado de forma para ir a tope a por el objetivo. Eso, juntamente con el miedo de pillar el Covid-19, causará un estrés máximo al cuerpo con serias lesiones para algunos.

Tercero, si algún jugador se infecta y da positivo en algún test, el ridículo mundial será mayor cuando deban parar la competición de nuevo.
Todo por un tema económico.

Han perdido la oportunidad de ser un ejemplo en tiempos excepcionales. Como los holandeses o los franceses, prohibiendo reanudar sus ligar para proteger a sus deportistas y para mandar un claro mensaje afirmando que ‘no están para diversiones’.

Se trata de ir todos a una, de sufrir este momento cogidos de la mano. No de tirar cada uno por su lado sin importar las circunstancias del prójimo. Perdemos la oportunidad de sensibilizarnos todos con todos para construir una sociedad mejor. Pero si el ejemplo debe ser nuestro fútbol, apaga y vámonos.
Visto lo visto en los últimos días, parece que no acabamos de tener claro a lo que nos enfrentamos. El virus es peor de lo que nos imaginamos, aunque diría que todos nosotros ya hemos sufrido las consecuencias por algún familiar o amigo. Los testimonios de personas afectadas son escalofriantes. En vez de concienciarnos, vemos la relajación en las medidas tomadas como una invitación a la vida normal de manera paulatina. Sin medicinas ni vacunas, la pandemia va para largo. Si no somos realmente responsables con nuestros actos, volverán a encerrarnos. Con todo esto, el fútbol no ayuda. Se unen a esta sociedad insensible donde prevalece el YO en vez del NOSOTROS. Les deseo salud, suerte y alegría. Seguiremos soñando con un mundo mejor.