Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN MARCOS MOLINERO

¿De dónde venimos?

Un punto de 21 es el bagaje de Rufete, no hace falta decir nada más

Marcos Molinero
02/08/2020

 

Segunda parte de una trilogía que se basa en una canción de Siniestro Total, ¿De dónde venimos? Pues venimos de una temporada atípica y desastrosa en todos los sentidos. Como expuse en mi anterior columna, los jugadores, como los malos estudiantes, dejaron lo de aplicarse para última hora y no pudieron levantar el vuelo. Un punto de 21 es el bagaje de Rufete, no hace falta decir nada más. Con la plantilla que en mayor parte él confeccionó, con algunos de sus fichajes en el banquillo, fue un final de temporada muy extraño. Cierto es que desde la cúpula del club las cosas no se hicieron bien, pero es innegable visto todo desde la distancia que los grandes culpables son los que saltan al césped.

Un grupo musical puede tener un manager lamentable y dar unos conciertos memorables. En la filosofía de la música indie lo que prima es la autogestión como en Fugazi, uno de los grupos primordiales del hardcore, y que siempre se mantuvo fiel a esa filosofía del ‘hazlo tu mismo’. Ellos se autogestionaban, eran sus propios managers, organizaban sus tours, editaban y producían sus discos y siempre con excelentes resultados. Por lo que creo que el vestuario de un equipo de fútbol puede autogestionarse (no es lo más recomendable) y tener éxito, pero no ha sido nuestro caso.
En la próxima temporada, que pinta que no sabemos cuándo empezará, con los play-offs estancados por el COVID-19 y sin saber cuántos seremos, que nadie olvide que seremos el rival a batir. Por eso, por venir de dónde venimos, por tener el presupuesto más alto de la categoría y por historia. Todos los equipos de Segunda celebrarán cada gol, cada punto contra nosotros como una pequeña victoria. ¿Estamos preparados para eso?

Soy un tipo de club, por encima de jugadores, entrenadores y directivos siempre estará el escudo y los 120 años de historia. Me duele cuando la política y las malas praxis del pasado nos arrebataron el club a los socios, lo de las sociedades anónimas deportivas ha sido el gran timo de la estampita del fútbol moderno que tanto aborrezco.

Amo Irlanda, Dublín me parece una de las ciudades más maravillosas del mundo. En ese bello país el fútbol es algo minoritario, pero en uno de mis viajes descubrí al Shamrock Rovers y su historia. Curiosamente tuvieron que vender su mítico estadio para hacer pisos y enjuagar su deuda. El club fue pasando de mano en mano a cual peor hasta que la justicia y un dueño pirata los llevó al descenso por primera vez en su historia. 22 años sin estadio propio, al final lo lograron, y los socios y aficionados recuperaron el club pagando de su bolsillo la deuda y la multa con Hacienda y proveedores. El Shamrock es ahora de sus socios, las grandes decisiones se toman en torno a ese ‘400 club’, aunque no pudieron evitar el descenso subieron en un año. Está todo dicho.

What do you want to do ?
New mail