Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

Confianza o reseteo, pero ya

Hay que hacer fuerte a Gallego. Si fue elegido el hombre para este curso, debe hacerse hasta las últimas consecuencias

Oriol Vidal Oriol Vidal
02/09/2019

 

Iremos al grano: ¿cree realmente el RCD Espanyol en David Gallego? ¿Le va a permitir crecer, tener altura sobre el vestuario y darle los mimbres (hola, banda derecha) para elevar su proyecto? ¿O vamos a estar ya dando pie a las dudas, magnificando cigarros y coca-colas y bailando al son del runrún? Si la respuesta a esta última pregunta no es un “NO” categórico, el Granada ya nos enseñó lo que nos espera. Porque el liderazgo se puede generar en más o menos tiempo, pero también puede y debe propiciarse. Una apuesta así, tras Rubi y “lo de Rubi”, no admite fisuras ni medias tintas.

Gallego se enfrenta a un curso de triple frente, de máxima exigencia y con antecedentes evidentísimos: fue difícil para Carcelén sustituir a Camacho y sufrió también Tintín Márquez para hacer olvidar a Valverde; de hecho, fracasaron ambos. Tiene una explicación lógica: de repente, los vestuarios se enfrentan a un cambio brusco de fórmulas y se ven ante un vacío de seducción y éxito. Ya no se lo pasan bien. Ya no parece haber esa química. El humor muta y la capacidad de encajar nuevas formas se complica, mientras que se acrecienta la de encajar goles. Vamos, le ocurrió hasta al Txingurri, discutidísimo hasta que el grupo entró en razón y empezó a tomarse en serio el tema. Pues bien: justo en ese punto crítico parece estar hoy el Espanyol. Y jode, porque era el principal riesgo del curso.

Hay que hacer fuerte a Gallego. Si fue elegido el hombre para este curso, debe hacerse hasta las últimas consecuencias. Porque si todo esto va a ir de ultimátums ocultos en Eibar y de tolerar descréditos, el trompazo se la va a pegar todo el Espanyol entero. Sean valientes: o ejercen e intervienen para evitar más desgastes, o lleven a cabo ya mismo sus planes por “si no hay más remedio”. No, miren: es que no lo habrá desde la contemplación y sin percatarse de que aquí nos quemamos todos… y los puestos de mando, los primeros. ¿Hay fe en Gallego, se le ve sin suspicacias? Pues a cerrar filas. “Este es nuestro entrenador” y que se entere todo el mundo. Que esta película ya la vimos con Sergio.

Desde luego, Gallego y los suyos deben mejorar, como es obvio. A muchos les reconfortaría la autocrítica pública, pero lo que da efecto aquí realmente es la perseverancia y el saber vender el producto. Que un día el equipo haga un “click” y asuma como propio todo lo imprescindible para ser conjunto. En fin: esta película la hemos visto aquí demasiadas veces y ya ven que no es cosa ni de Javi López, ni de Dídac, ni de cualquier otro chivo expiatorio. Es una gestión de todo el RCDE como vestuario y hasta como sociedad, en bloque. De fe, de confianza y de no llorar por el pasado y rabiar por el Betis, sino de visibilizar el futuro, que aún puede ser cojonudo. Decidan.

Las noticias más...