Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE CRISTIAN BASSAS

Borrón y cuenta nueva

Pienso que la interrupción de la Liga y su posterior reanudación tres meses después nos beneficia, ya que los jugadores han tenido una oportunidad para reflexionar, olvidar y empezar de nuevo

Cristian Bassas
14/06/2020

 

Hace aproximadamente dos años, el jueves 7 de junio de 2018 y tras vencer a Diego Schwartzman en los cuartos de final de Roland Garros, Rafael Nadal admitió que había tenido un poco de suerte, ya que la interrupción por lluvia del partido cuando perdía le benefició y le permitió remontar al día siguiente tras la reanudación. Concretamente dijo: “A veces uno también necesita, en un momento dado, un poco de suerte como la tuve ayer con el parón por lluvia para reflexionar, hacer un lavado de ideas, quitarte en un momento determinado los nervios y ver las cosas con un poquito más de claridad”.

El pasado 29 de mayo de 2020, el Diario La Grada se hacía eco de las declaraciones del tercer capitán David López, en las que reconocía que el parón de LaLiga puede “beneficiar” al equipo, “ha sido un reset que nos puede ir bien para esta liga de once jornadas”.

Atendiendo a la dinámica tan negativa que ha arrastrado el Espanyol esta temporada, yo también pienso que la interrupción de la Liga y su posterior reanudación tres meses después nos beneficia, ya que los jugadores han tenido una oportunidad para reflexionar, olvidar y empezar de nuevo.

Desde el punto de vista deportivo soy optimista, y francamente pienso que nuestro querido Espanyol aprovechará esta situación, cambiará la dinámica y realizará un final de temporada para la historia que nos llevará a la permanencia; pero para ello es necesario dejar de lamentarse y encarar estos once partidos que restan con una actitud positiva e ilusión.

Hay muchas circunstancias que por mucho que nos quejemos difícilmente van a cambiar. Hay que ser realista. Los horarios son los que son, los días de descanso entre los encuentros también, el hecho de ser uno de los equipos de la competición más afectados por el coronavirus, la singularidad de la situación, el calor, la falta de público y los cinco cambios, que entiendo que también afectarán a los demás equipos... Debemos olvidarnos de estas circunstancias que no dependen de nosotros y centrarnos en lo que realmente depende cien por cien de nosotros, que es la actitud con que la institución, el entorno, la afición, el cuerpo técnico y los futbolistas vamos a afrontar este final de temporada.

El Espanyol debe centrar todos sus pensamientos y concentración en salir con confianza y autoestima, con trabajo y perseverancia, sin desfallecer, a ganar cada uno de los once partidos que restan para finalizar la competición. Y es esa la actitud siempre positiva la que nos llevará a sellar la permanencia.

Pero para marchar viento en popa hay que colocar bien las velas, ganar al Alavés, y no dejar nunca el timón.