Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CONTRACRÓNICA

Y hasta aquí la temporada

Salvo sorpresa de última hora, tanto para bien como para mal, el equipo dijo adiós a cualquier opción de lograr algo bonito

Marta Mendoza Marta Mendoza
18/03/2019

 

Triste, pero es así. Salvo sorpresa de última hora, tanto para bien como para mal -ya sabemos cómo es de imprevisible este club-, ayer el equipo, entre desquicio y tanganas, dijo adiós a cualquier opción de lograr algo bonito. Así que de nuevo turbante y chilaba y a seguir en la travesía por el desierto. Y es que salvo alguna alegría o decepción que nos brinden en los diez partidos que quedan para bajar el telón a un temporada bipolar, este equipo ya no se mueve de tierra de nadie. Una pena la verdad, pues yo era de las que creía que este año podían liarla. Pero lo más hiriente de todo, más allá de que por enésima vez el Espanyol fallara ante un nueva oportunidad para dar el salto, es que al final resultará que Quique tenía razón. Pues el equipo tiene un punto menos que con él a estas alturas y realmente parece que el equipo no da para más. Me sabe mal escribir esto, pero ‘al César lo que es del César’. Y en este sentido, Rubi lo dijo todo en su rueda de prensa postpartido: “Haciendo las cosas bien y aún así te ganan. Al final habrá que pensar que es un tema de nivel”. No hay más preguntas, señoría.

Darder, uno di noi
Quizás erró en las formas, pero no en el motivo. Su acción es injustificable, pero pónganse en su piel: es perico, con el corazón a mil pulsaciones, frustrado por todo lo acontecido y encima viendo cómo vacilan a los suyos. ¿Quién se quedaría quieto? Yo en mi equipo quiero a gente así, que lo sienta y dé la cara, pero si es al estilo de Diego López, más sosegado, quizás mejor. RES-PE-TO, se leía en los labios del meta perico, que recriminaba la salida de tono del cancerbero visitante. “Me gustaría disculparme por lo sucedido después del partido. No voy a poner excusas, simplemente reconocer que me he equivocado, pero siempre voy a defender a mi club y afición. Es momento de estar todos juntos, mejorar y como siempre, seguir mirando hacia arriba”, explicaba Darder en sus redes sociales. Amén a todo, Sergi.

Nada nuevo bajo el sol
Errores garrafales, frustración, bipolaridad, lucha sin premio, falta de gol, incapacidad de hundir a un rival fundido físicamente y que con muy poco te somete... Todo muy perico. Este fue, sin duda, uno de esos partidos que definen perfectamente lo que está siendo el Espanyol esta temporada. Un quiero y no puedo pese a la voluntad que se palpa en general. Un equipo al que cada error le cuesta la vida. Un estadio que no acaba de mostrar su mejor entrada.Silbidos disconformes con los cambios, tímidos cánticos contra el míster... Todo, lamentablemente, muy habitual. Y otro rosco al bolsillo. Es innegable que el equipo lo intenta, y muestra de ello fue la salida tras el paso por los vestuarios, pero ni con toda la pólvora del mundo en el verde lograron inquietar a Juan Soriano. La chispa que lo encendió todo tras el pitido final. Con su gesto, hizo que volara todo por los aires. Él acabó expulsado, pero para acabarlo de rematar y por si la derrota no hubiera sido castigo suficiente, se cobró dos importantes víctimas para los pericos de cara el derbi, Darder y Dídac. Todo perfecto.

¿Melendo al banquillo? ¡Prohibido!
No sé qué más tiene que hacer este chico para conservar su puesto en el once. Pero dicen que el tiempo pone a cada uno en su sitio y Melendo cuando salió volvió a reivindicarse. Cuando él está en el campo pasan cosas y él solito fue capaz de revolucionar el partido. Fue salir y provocar dos peligrosas faltas al borde del área, generar tarjetas... Este chico tiene algo y Rubi debe entenderlo. A día de hoy en este equipo debería ser intocable. La afición le quiere, y sobre el verde. Por ello, si como mínimo los resultados no son complacientes, regalémosle a la pericada a sus ‘ídolos’ en acción. No pongamos en bandeja a los más agoreros una crítica más siendo ésta tan obviable. Melendo, siempre en mi equipo. Y en el campo.

Las noticias más...