Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN JORDI LUENGO

Aquí estamos otra vez...

El RCDE Stadium se merecía albergar un partido europeo, pero la que de verdad se merecía disfrutar de un jornada como la de ayer era la hinchada perica

Jordi Luengo Jordi Luengo
27/07/2019

 

O Espanyol, Espanyol. Aquí estamos otra vez, esta es la hinchada que te viene a ver…. Así suena una de las canciones más típicas del espanyolismo que los pericos cantamos en momentos importantes. Y el partido del jueves lo fue, el Espanyol volvía a Europa.

No fue un día cualquiera, volvimos a disputar una competición europea tras 12 años. Y por eso las ganas de ver al conjunto de Gallego y la ilusión por jugar la Europa League se dejaron ver en el RCDE Stadium. Las lágrimas de Glasgow, tras perder en la tanda de penaltis, ayer se convirtieron en lágrimas de felicidad. Y es que la ilusión ha vuelto en el espanyolismo; solo con mirar las gradas de Cornellà se podía comprobar que algo había cambiado.

Europa engancha, ilusiona y motiva como nada. La afición está con más ganas que nunca de ver a su equipo y de disfrutar juntos de una temporada que se presenta ilusionante, y que dio el pistoletazo de salida ayer con la victoria ante el Stjarnan en la previa de la Europa League. El partido ante el conjunto islandés fue especial para todos los pericos, pero, sobre todo, para aquellos nacidos en el 2000, ya que este ha sido el primer encuentro europeo que puedan disfrutar, ya que el del 2007 les pilló muy jóvenes. Para ellos será su primera vez y, como bien dijo Cristian Bassas en su opinión en La Grada del pasado lunes, esta nunca se olvida.

Pero si la afición, con los 19.122 que asistieron al encuentro ante el Stjarnan islandés, no falló y demostró que está motivada para recuperar el gran ambiente que se vivió en los primeros años del RCDE Stadium y volver a disfrutar por el continente, los jugadores le dijeron a la Europa futbolística que también han vuelto. Y que lo han hecho para quedarse. Quieren que estos partidos se conviertan en algo habitual (bueno, los de las previas mejor ahorrárnoslos) y dejen de ser tan esporádicos. Nadie en el espanyolismo quiere volver a vivir una etapa como esta última en la que los años de espera se nos han hecho eternos.

El RCDE Stadium se merecía albergar un partido europeo, pero la que de verdad se merecía disfrutar de un jornada como la de ayer era la hinchada perica. Esto acaba de empezar y nadie se puede bajar de este barco de Gallego. Solo vale subirse a él.