Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN MARTA MENDOZA

Apoyo y fe incondicional

Las batallas son para los valientes, y las finales, considero que este partido así lo es, están para ganarlas

Marta Mendoza Marta Mendoza
12/05/2019

 

Apoyo y fe incondicional, eso es lo que necesita este equipo en un tramo final que nos han envuelto en forma de regalo. En un final de liga que hace demasiado que no recordábamos.

Apoyo, el que se han ganado a pulso del primero al último por demostrar que aquí nadie se rinde y que lo van a intentar. Todos sabemos que es complicado, que no dependemos de nosotros, pero esa mínima esperanza que pueda haber, Rubi se ha encargado de alimentar tanto cuando ha habido escasez como abundancia. Ha procurado que siempre sea así y ahora no va a ser menos. Ha sabido contagiar primero a sus jugadores, que realmente creen en la proeza y así lo vienen demostrando sacando fuerza y fútbol de donde sea. Y eso les honra y les da un crédito ilimitado. Pero lo más complicado es que también lo ha logrado con parte de la pericada. Un claro ejemplo, una servidora. Erré en dar la temporada por acabada, rectifiqué y ahora creo en la causa más que nunca.

Y la fe. Este equipo necesita también una buena dosis de ello. Para lograr algo primero hay que creer. En este aspecto nunca hay que desfallecer, por si algo tan ligado a esta fe, como son los milagros, llegan a ocurrir. Debe cumplir el equipo, hacer un pleno y luego esperar. ¡Ojalá pinchen otros! Este equipo lo merece. No sé si existe alguien allí arriba, y en el caso de ser así, si realmente imparte justicia. Pero por si acaso, los que sepan rezar, háganlo. Yo aportaré visitando a la Moreneta, que seguro que en el fondo, también es perica.

Y a toda esta pócima, que ansía con la gloria, también habría que añadirle una pizca de suerte, que nunca viene nada mal y siempre es necesaria. Así pues, mañana a por todas. Las batallas son para los valientes, y las finales, considero que este partido así lo es, están para ganarlas. Y en esta de Butarque, enmarcada en la guerra ante los del norte por esa séptima plaza, hay que luchar con agallas y fútbol.

Pochettino, que está tocando el cielo con la mano, decía que le encantaría enfrentarse al Espanyol en Champions. Pues bien, esta es una buena oportunidad para que ese día pueda llegar. Ya saben, Europa genera ingresos y propicia que haya inversión en el campo, que haya ilusión... Que pueda vivirse un cuento de hadas en el que tantos años llevamos soñando. Y realmente creo que tanto este club como su gente merecen abandonar el desierto para alzarse a los altares. Quién sabe, lo mismo el de Murphy, cuando se haya hartado de hacerlo bien por allí fuera, quiera volver a liderar un Espanyol que al fin empiece a volar.

Las noticias más...