Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN DE DANI BALLART

Alarmas sonando

No hay posibilidad de remontar una tónica negativa sin hermetismo en defensa. El equipo y el entrenador pueden ser valientes ofensivamente hablando, pero no hay luz con tantos desajustes en defensa

Dani Ballart Dani Ballart
28/01/2019

 

Enciendan las alarmas urgentemente. Estamos en caída libre. En deporte uno puede ganar o perder pero si en fútbol recibes de media tres goles por partido, estás muerto. No hay posibilidad de remontar una tónica negativa sin hermetismo en defensa. El equipo y el entrenador pueden ser valientes ofensivamente hablando, pero no hay luz con tantos desajustes en defensa. Preocupa mucho el giro que ha dado este equipo desde diciembre. Nueve derrotas en los últimos diez partidos dejan a todos, futbolistas incluidos, sumidos en el desánimo.
Con esto no quiero decir que haya que destituir a Rubi. A mí Rubi me representa y sigo apostando por él ciegamente. Un equipo que enamoró a principio de temporada está llamado a volver a hacerlo. Necesitamos positivismo. Sin alegría no habrá esperanzas.
Por suerte la Copa vuelve el miércoles y una buena noticia es la designación del Benito Villamarín para albergar la final del torneo el próximo mes de mayo. Una designación que imprime presión para el Betis. Debemos jugar un partido de Copa muy inteligente, sabiendo que hay noventa minutos para marcar un gol. No importa que no marque el Betis, no importa que marquen en los primeros cinco minutos de partido... hay que tener paciencia para lograr un gol durante el transcurso del partido. Hacerlo abocaría una presión añadida a los verdiblancos pudiendo ser una ventaja razonable. Partido táctico y psicológico que llega en el peor momento de la temporada para el Espanyol. Jugamos peor que nunca y nos marcan más goles que nunca. La opción de llegar a semis de Copa daría oxigeno y positivismo al equipo.
También creo que en partidos como el de ayer no podemos pedir imposibles, como ganar a uno de los dos grandes. Las diferencias económicas son bestiales y con poco estos equipos te hacen un roto. Donde hay que exigir es contra equipos de nuestra liga y la liga para nosotros empezará el próximo fin de semana con la visita a Villarreal. Después llegará el Rayo. Pónganse el cinturón, vienen turbulencias.

Las noticias más...