Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

OPINIÓN JORDI LUENGO

Con Abelardo a muerte, ¡que son solo 5 puntos!

No importa su pasado, lo único que nos ha de interesar es nuestro presente y futuro. No me llamen loco, pero vuelvo a creer

Jordi Luengo Jordi Luengo
30/12/2019

 

No me llamen loco, pero vuelvo a creer. Pese a tener muy fresca aún la lamentable imagen ofrecida el pasado domingo en Leganés, con el paso de las horas vuelvo a pensar, o mejor dicho, quiero pensar, que la salvación aún es posible. Aunque no encuentro demasiados argumentos para ser optimista, seguramente tampoco los tendría Iván de la Peña, el 3 de abril de 2009, cuando manifestó, a falta de 13 jornadas y con el equipo a seis puntos de la salvación, que “estoy convencido de que nos vamos a salvar. Me lo dicen la cabeza y el corazón”. Y así fue. Ahora, la esperanza para que eso se repita pasa por una revolución en enero. De momento Abelardo ya está aquí y todos hemos de estar a muerte con él. No importa su pasado, lo único que nos ha de interesar es nuestro presente y futuro. Y este pasa por sus manos. Desde ayer, el asturiano es uno de los nuestros y entre todos hemos de hacer posible que a la tercera sea la vencida.

El cese de Machín estaba cantado. No había recorrido, ya que el equipo iba en caída libre. Más muerto que vivo. Sin alma, sin ilusión. Tocado. Muy tocado. No dudo de su trabajo y, seguramente tenía razón al apuntar que en fútbol, el trabajo no es igual a los resultados. Lo que sí tengo claro es que había que dar otro golpe de timón. Y ahora, con dos semanas por delante, era el momento ideal para este nuevo cambio en el banquillo. No valía la pena perder más tiempo, ya que sus números eran peores que los de su predecesor. Con el nuevo cambio se espera que el equipo reaccione. Abelardo sabe de qué va esto, ya que hace un par de temporadas vivió una situación muy parecida con el Alavés. Cogió al conjunto vitoriano con solo seis puntos y a seis de la salvación, tras trece jornadas, y lo salvó sin pasar apuros en la recta final. Pero él solo no podrá hacerlo. Necesitará la ayuda de todos y refuerzos que den un salto de calidad a la plantilla. Y parece que llegarán. Este ha de ser otro golpe de efecto.

Con todos estos ingredientes, lo siguiente será empezar a ganar. Y ha de ser lo antes posible. No se pueden tirar más partidos y por eso, los ansiados refuerzos no pueden tardar. Me dicen que Chen irá en serio. Que se la va a jugar y eso, si es verdad, en cierta medida me da un poco de tranquilidad, ya que solo él puede abrir el grifo económico. Así que espero que se acierte con las caras nuevas, sobre todo con los delanteros que han de ser clave en la reacción. Nos va la vida. Y si estos responden, creo que todos hemos de creer.

Pese a la patética primera vuelta que hemos realizado, la salvación solo está a cinco puntos. Y acabar la primera vuelta así sería un éxito después de todo lo vivido, tras el ridículo que estamos haciendo. Por eso empiezo a ver opciones. Y mirando el calendario veo que los cinco equipos que están inmediatamente justo por encima nuestro, con los que nos jugaremos la salvación, -Leganés, Celta, Mallorca, Eibar y Alavés- tienen que venir al RCDE Stadium. Es en esos duelos donde nadie puede fallar. Ni jugadores, ni club, ni afición. Con esos puntos, el objetivo estaría bastante más cerca. Y viendo como está la clasificación, este año la permanencia tiene pinta de estar por debajo de los 40 puntos.

What do you want to do ?
New mail
Las noticias más...