Diario La Grada | Martes, 7 de julio de 2020

9:38 h. OPINIÓN MARCOS MOLINERO

‘Good vibrations’

Nuestro Espanyol es esa obra incompleta, ese trabajo que nunca acaba de finalizarse y que acabará volviéndonos a todos locos

22/02/2020

Cuando acabó el encuentro con el Sevilla un amigo perico, David, que vive en Canarias, me envió un Whatsapp con dos palabras. Dos palabras en inglés que hacían referencia a una canción mítica del rock y, a la vez, eran el resumen perfecto de lo sucedido sobre el césped del Sánchez Pizjuán. Esas palabras que David me escribió fueron ‘Good Vibrations’, buenas vibraciones en castellano. Así se titula la más emblemática de las canciones de los Beach Boys, la banda que más cerca ha estado de arrebatarle el trono del pop a los cuatro de Liverpool, The Beatles. Mientras los británicos iban creando obra maestra tras obra maestra, desde el otro lado del océano atlántico les daban replica Brian Wilson y compañía. Si Lennon y McCartney entregaban ‘Revolver’, los californianos respondían con ‘Pet Sounds’; una obra superlativa y casi insuperable con la que los ingleses contraatacaron con el superlativo ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’. Brian Wilson, un creador tan genial como inestable, quiso contestar con otra obra maestra y superar a los cuatro scousers dando por finalizada la batalla llevándose la guerra. Pero si a su perfeccionismo desesperante, unimos problemas mentales por el consumo de drogas, se entiende que el disco ‘Smile’, que debía encumbrarle como el mayor genio del pop, se convirtiera en una leyenda. En 1967 se publicó una versión del disco titulado ‘Smile Smiley’ con temas acortados y casi maquetas de lo que Wilson consideraba bocetos. Trabajó en ese disco incansablemente hasta 2011, cuando publicó una caja ‘The Smile Sessions’ con la que era para él, y por fin, la versión definitiva del gran disco de pop de la historia. Así lo reconoció la crítica, incluso los prestigiosos premios Grammys crearon un premio especial para este trabajo: ‘Mejor disco histórico’.

Pues esta historia vino a mi mente con las dos palabras de David. Y es que, nuestro Espanyol, es esa obra incompleta, ese trabajo que nunca acaba de finalizarse y que acabará volviéndonos a todos locos como al pobre Brian Wilson. Chen está poniendo todo de su parte para que este ‘Espanyol-Smile’ gane la batalla. Y, la obra, no estará completa hasta el ansiado título europeo. Ese es nuestro ‘Smile’; superado y logrado el objetivo de la permanencia primero, por supuesto. Pero creo, sinceramente, que estamos en la misma altura que Wilson cuando en 2004 publicó el álbum de estudio titulado ‘Brian Wilson Presents Smile’. Aunque, aparentemente, había completado el trabajo, Wilson declaró que su arreglo de 2004 difería sustancialmente de como había conceptualizado el LP en la década de 1960. Siete años después y, tras una labor titánica, terminó y regaló al mundo el disco de pop más grande de todos los tiempos: ‘The Smile Sessions’. En siete años seremos nosotros los que estaremos en la cima del mundo futbolístico. Palabra.

What do you want to do ?
New mail