Diario La Grada | Martes, 18 de febrero de 2020

15:20 h. CRÓNICA REAL MADRID-ESPANYOL (2-0)

De sensaciones no se vive

El Espanyol mejoró su imagen, pero volvió a fallar en la definición, cometió algún error que costó caro y se vio perjudicado por la actuación arbitral

07/12/2019

 
No pudo ser. Los sueños, sueños son y,  por normal general, no suelen cumplirse. Puntuar en el Santiago Bernabéu era una misión casi imposible tras las últimas actuaciones. Pero ante el Madrid, los de Machín mejoraron en actitud e intensidad, aunque volvieron a demostrar que bastantes jugadores no pasan por su mejor momento, que se siguen cometiendo errores importantes y que el gol se resiste. No hay que lamentarse más por esta derrota, ni por la cobarde actuación del colegiado que no quiso expulsar a Vinicius en la primera parte, sino pasar página y centrar todos los esfuerzos en volver a ganar la próxima semana. No queda otra. El equipo evitó salir más tocado del feudo blanco, aunque la derrota le deja en la misma situación que estaba. Y esta es preocupante. Llegaba con mucho que ganar y poco que perder, y al final sucedió lo más lógico.

Machín apuntó la semana pasada que no podían ir con ‘pipiolos’ por Primera y en su siguiente once dejó a todos los jóvenes canteranos en el banquillo con la excepción de Víctor Gómez. El Espanyol salió con la intención de presionar la salida de balón del Madrid y así poderle complicar algo la vida. Defendían con cinco más los cuatro del centro del campo, ya que Darder y Wu Lei se cerraban cuando los de Zidane tenían el balón, pero cuando salían apretaban todos. Estaban juntos con continuas ayudas y no dejaban espacios por donde el rival pudiera inquietar. Al Madrid no le quedaba otra que dar velocidad para intentar romper el entramado defensivo perico. Vinicius, Valverde y Rodrygo dieron los primeros avisos a un Espanyol que no estaba pasando demasiados apuros. Se defendían sin demasiados agobios y tenían totalmente anulado a Benzema. Y eso era muy buena señal. Estaban logrando cortocircuitar a los locales.

Granero tuvo el gol

La presión ejercida arriba pudo dar sus frutos sobre la media hora. Calleri se hizo con el balón, centró al segundo palo y Cortuois reaccionó a tiempo para evitar que el cabezazo de Granero se colara en las redes. La sorpresa estuvo cerca, aunque en la siguiente acción Vinicius, que se fue por velocidad, obligó a que Diego López se empleara a fondo. Con problemas en la salida del balón, a los de Zidane no les quedaba otra que optar por el pase largo a través de sus centrales, aunque sin demasiado éxito. Pero cuando todo parecía controlado para los pericos, apareció Benzema que, hasta el momento, había estado desaparecido. El francés controló un balón en zona peligrosa, avanzó y asistió a su compatriota Varane para que con un remate ajustado inaugurara el marcador. Los de Machín habían aguantado 37 minutos, pero en esta ocasión parecieron no acusar el golpe. Y, a continuación, un centro de Dídac lo pudo introducir Varane en su portería y el colegiado le perdonó la segunda amarilla a Vinicius por una dura entrada a David López, y no quiso saber nada sobre un posible penalti a Calleri justo antes del descanso. Pese a irse con desventaja, el Espanyol no había estado nada pipiolo y se había mostrado como un equipo más maduro de lo que había sido en las anteriores jornadas.

En la vuelta al verde, el conjunto perico disfrutó de una gran ocasión para igualar el encuentro, pero Casemiro se lanzó al suelo para rebañar un balón cuando Darder se disponía a fusilar a Cortuois. Y poco después Wu Lei no acertó a rematar desde dentro de la pequeña en una posición inmejorable. Los blanquiazules se estaban estirando con mucho sentido y empezaban a asomarse al área madridista. Estaban buscando el empate con criterio, mientras que el Madrid no conseguía hacerse con el esférico ante un rival que estaba mereciendo más. Las sensaciones eran buenas y Machín quiso arriesgar un poco metiendo a Campuzano por un desaparecido Wu Lei

Con el partido aún abierto, Benzema perdonó el segundo, Marc Roca remató a las manos de Courtois y en el 79’, tras un despiste de la zaga en un saque de esquina, Benzema superó a Diego López y finiquitó el partido.  Ya toca pensar en el Betis, en un partido en el que solo vale ganar.