Diario La Grada | Jueves, 12 de diciembre de 2019

17:35 h. OPINIÓN DANI BALLART

Seguimos para bingo

Volvimos a comprobar que tenemos unos delanteros letales; tanto Borja como 'Chucky' transforman en gol casi todo lo que tocan

03/08/2019

Con Pedrosa acabó todo. El partido dejó de existir a partir del minuto cinco. Yo no estoy acostumbrado a esto, me aburro. Será esa condición de perico que me hace tener un estado de alerta constante sin poder nunca relajarme. Sabíamos que esta previa sería como un entreno y mejor no pudo salir. En ningún momento de los dos partidos sufrimos. Creo que dejamos de sufrir desde el calentamiento. Solo había que verlos. Supongo que la semana que viene seguiremos por los mismos derroteros.

Independientemente del rival, nos debemos de tomar estos partidos como alegría para el cuerpo. Pensar en el próximo jueves y la posibilidad de juntarnos de nuevo en Cornellà es, sin duda, un placer. Llegar de nuevo dos o tres horas antes al centro comercial y ver todo el ritual de gente paseando con las camisetas blanquiazules me llena de emoción.

Pero fuera de todo esto, volvimos a comprobar que tenemos unos delanteros letales. Tanto Borja como 'Chucky' transforman en gol casi todo lo que tocan. Dos lanzamientos más al palo de Borja y Dídac pudieron poner otro resultado abultado en el marcador, pero los islandeses obtuvieron su premio al final del partido marcando su gol. Después del penalti fallado en la primera parte, incluso me alegré por ellos.

Eliminatoria sin historia. Sigamos disfrutando del momento. Cada instante es como un regalo. Cojan a sus hijos o nietos, incluso amigos, y volvamos a ofrecer unas gradas llenas de colorido como hace una semana y media. Juntos somos fuertes. Los chicos están muy puestos y con ilusión. Tienen calidad. Gallego está que muerde. Todo es un mix triunfador. Faltamos los de la grada, por eso hago hincapié en la asistencia para avanzar de la mano. Es la cuenta pendiente. Y no de ahora, sino de hace años. Es hora de recuperar el tiempo perdido. Es la hora de La Grada.