Diario La Grada | Lunes, 14 de octubre de 2019

20:47 h. OPINIÓN DE ORIOL VIDAL

Roca, Melendo y el toque europeo

El vaticinio de fiesta se va haciendo realidad, pero hay que acumular más talento para un año que, ojalá, implique mucho desgaste y competencia

24/07/2019

Efecto inmediato de la llegada de Gallego: el paso adelante de Marc Roca y Óscar Melendo. Es verdad que ambos ofrecieron su mejor versión hasta la fecha en el último tramo de curso, pero con su padre deportivo de por medio pueden explotar con galones y calidad. Melendo ha marcado ya dos goles (sí, ya sabemos, ante Peralada y Lens, pero dos goles) y qué decir de Roca: le bastaron 20 minutitos en Francia para sacar a relucir su nuevo estatus de campeón europeo. El codiciado mediocentro perico se destapó con orgullo, liderazgo y su ya proverbial facilidad para perfilarse y convertir en evidentísimos los pases más intricandos. Óscar regala la belleza del arabesco y Marc te da poder con su colección de rectas perfectas, caminos hacia la portería contraria.

Parece que el nuevo Espanyol podría pasar de la audacia que tenía con Rubi a la aspiración insultante de jerarquía. Y ahí los dos cracks de casa (la trinidad perica con Darder) pueden tener mucho que decir. La Baviera poderosa quiere a Roca y casi parece inevitable que un futbolista de su talento acabe reclutado por una potencia mundial semejante. Pero al menos un año más de cocción resultaría fantástico para todos, empezando por el de La Granada, que podría agigantarse para tratar de discutir la Eurocopa a Busquets y Rodri. Ese sería el gran deseo de la afición y podría hacer volar al Espanyol de Gallego, mientras el Bayern prioriza sus necesidades más urgentes. Sin embargo, el mercado de los grandes está en ebullición y una semana de locura podría precipitar un dominó de miedo para los modestos.

Conexión doméstica clara y luego, la mágica que pueden dibujar el Monito Vargas y Wu Lei. Se intuía que podrían congeniar muy bien... y bastó una jugada para que ambos gestaran un penalti. Con el Mati en plan cuchillo y Wu al filo, los beneficios para el Espanyol pueden multiplicarse, y no digamos ya a la que su asentamiento como dúo dinámico provoque más espacios para la segunda línea o el delantero que acompañe. El vaticinio de fiesta se va haciendo realidad, pero hay que acumular más talento para un año que, ojalá, implique mucho desgaste y competencia.

Que sea ya jueves, por favor. El salmón del Stjarnan viene bravo y sacará músculo y escamas, pero la lógica hace pensar que el plan estético y dominador del Espanyol tiene que imponerse a poco que respondan las fuerzas. Esto ya va en serio. Adelante con la voracidad perica. Europa, que venim!