Diario La Grada | Martes, 15 de octubre de 2019

7:47 h. OPINIÓN ORIOL VIDAL

Esos pósters que descuelgas

Hay pósters, en cambio, que pase lo que pase, no los quitas. Sergio García. Falete. El superhéroe perico en la cuaresma.

19/06/2019

Entienden rápido de qué va el negocio, los niños pericos. Les basta con los pósters de este periódico, tan chulos ellos. Lucen de lujo en sus habitaciones, pero las chinchetas que los fijan a la pared tienden al tembleque. Es la economía, niño: asedian por Hermoso y merodean por tu Panda. Y explícales tú que la nueva estabilidad y el buen rollo pericos no alcanzan para contener las tentaciones lucrativas de las grandes potencias. Pues pasa aquí, niños, y le ocurre hasta al Sevilla y al Villarreal, que son los que aquí vienen a pescar (el Betis, ni mentarlo). El verano es malo para los amores tiernos.

Cada póster de La Grada supone así un desafío al tinglado. Casi parecen una invocación al romanticismo de ese niño pequeño que habita en el fondo (y, demasiado a menudo, en las formas) de cada aficionado. Borja está enseñando a otros críos con su campus en Galicia y también juega al Fortnite, como ajeno a todo. Pero hoy en día el uso de la red es compatible con las llamadas y su representante no para. Y lo de Mario, ya ven: va a suponer un negocio que nadie hubiera imaginado el día de su presentación, con Lardín y Ramon Robert sometidos a juicio por traerlo. Hoy, en cambio, el Cholo mataría por él. El fútbol, chavales: más volátil que las chinchetas.

Sin embargo, tranquilidad. David Gallego, niño con zapatos nuevos, acepta el desafío, convencido de que el club sabrá responder. Y con una garantía: hace años que el Espanyol, incluso mediante él mismo, ha sabido fabricar sus mejores pósters, que son los que brillan mejor y los que más te reconcilian con todo: porque también ellos fueron nens pericos. De los que combatieron a la mayoría y se rebelaron contra el aplastamiento. Y vienen su Pol y su Víctor: como para no confiar.

Hay pósters, en cambio, que pase lo que pase, no los quitas. Sergio García. Falete. El superhéroe perico en la cuaresma. El duende, el hechizo, el arrebato y la malicia. Calidad imprevisible, goles imposibles y de todos los colores. Amo y señor del RCDE Stadium. El tío de esta década. Gracias por todo, genio.

Y, por cierto, en su día vino Gerard para cubrir su hueco. Le dije a mis niños que su póster no lo quitaríamos nunca, porque algún día volvería, seguro. Y al Betis, insisto: ni mentarlo.