Diario La Grada | Lunes, 14 de octubre de 2019

17:11 h. UN FINAL DE CURSO ESPECTACULAR

Europa, a ritmo de líder

Los blanquiazules han sido el único equipo de la liga invicto en las últimas nueve jornadas

25/05/2019

El equipo de Rubi ha acabado de golpe con la leyenda que decía que el Espanyol bajaba los brazos en la recta final del campeonato cuando no había ningún objetivo por el que pelear y no tenía peligro de caer en los puestos de descenso. Este año los blanquiazules nunca han dejado de creer en alcanzar la séptima plaza pese a que, a nueve jornadas para la conclusión del campeonato, el objetivo era muy complicado. Pero en un gran rush final de curso la han alcanzado a ritmo de líder.

Logran varios récords
Con la victoria ante la Real Sociedad, el Espanyol encadenó tres triunfos consecutivos por primera vez en este campeonato, igualó la cifra de más partidos consecutivos puntuando en liga desde que está en Cornellà (9) y consiguió la mejor puntuación en casa (36 puntos) desde que estrenó su nuevo estadio en 2009, mejorando los 35 de la 2010-11 con Mauricio Pochettino. Además, esos tres puntos, combinados con el empate del Barça y el Atlético de Madrid, les permitió situarse como líderes en una hipotética clasificación de las últimas nueve jornadas del campeonato.

Con estos 53 puntos logrados, los de Rubi se convirtieron en el tercer mejor Espanyol del siglo XXI, tras el equipo de la 2016-17, que sumó 56 puntos con Quique Sánchez Flores en el banquillo, y el de la 2004-05, que logró 61 puntos con Miguel Ángel Lotina y se quedó a uno de disputar la previa de la Champions League.

Girona, punto de inflexión
El Espanyol ha sido el único equipo que no ha perdido en las últimas nueve jornadas ligueras. Hay que remontarse hasta el 30 de marzo para encontrar la última derrota perica; fue en un derbi muy igualado y al cierre de esa jornada, Europa quedaba a nueve puntos a falta de 27 por disputarse.

El encuentro ante el Getafe se presentaba como la última oportunidad para subirse al tren europeo; se empató y la distancia seguía a nueve, aunque con un partido menos. Pero el duelo ante el Girona fue el auténtico punto de inflexión. La victoria en Montilivi tuvo continuidad con el triunfo en casa ante el Alavés. Las sensaciones eran buenas y el equipo iba a más, pero desperdició tres buenas oportunidades al no poder mantener la ventaja ante Levante, Celta y Betis. Solo se sumaron tres puntos y, a falta de nueve por disputarse, la séptima plaza quedaba a seis. Pero, pese a que habían dejado escapar varios trenes, aún quedaba uno que venía con retraso. Y se subieron a él en el último momento. Ganaron los tres últimos partidos, superaron al Athlelic y acabaron estas nueve jornadas como el mejor equipo de la liga.