Diario La Grada | Domingo, 15 de diciembre de 2019

22:29 h. apostó por un cambio de sistema

“Hemos demostrado estar a un buen nivel”

Rubi, contento con los suyos porque el equipo salió convencido de que podía ganar en el Camp Nou

José S. González 30/03/2019

Aunque evidentemente el resultado final no fue el que hubiera deseado, Rubi no salió del todo descontento del Camp Nou por la actitud que mostró su equipo, ya que considera que salieron “convencidos de que podíamos ganar y en eso estoy muy contento”. El técnico de Vilassar consideró que hicieron “un gran trabajo de incomodar a un rival que ofensivamente es el mejor de muchos sitios”. Eso sí, reconoce que le hubiera gustado “un poco más” en ataque, aunque sin ningún reproche hacia unos chicos que han estado “muy concentrados y muy metidos” y que han llegado “con opciones hasta el final”. Por todo ello, el preparador considera que las sensaciones que deja el encuentro son positivas, ya que “el equipo ha demostrado que está a un buen nivel”.

Rubi destacó sobre todo que su plan “ha salido casi perfecto” en la parcela defensiva, pero “en la parte ofensiva no ha acabado de salir como a mí me hubiera gustado”. El míster perico explicó que salieron “sobre todo a que no pasaran muchas cosas en defensa en esos inicios de partido para ir asentándonos. Creo que el equipo ha cumplido en ese aspecto, el problema ha sido pues lo de siempre, que con la pelota no es tan fácil”. Y más ante un rival como el Barça, un rival que “está presionando todo el rato y sabes que una pérdida allí (en su campo) significa que te van a marcar gol. Hemos intentado pasarnos la pelota algunas veces. No ha habido una mentalidad solo de defender, pero nos está costando atacar. No es porque no queramos hacerlo”.

Por lo que respecta a la línea de cinco, el técnico blanquiazul explicó que quería que “el rival no estuviera cómodo”, ya que “el Barça, con una defensa de cuatro, es muy complicado, porque te gana muy bien las espaldas, los pasillos entre lateral y central. Y con la defensa de cinco los hemos incomodado muchísimo”. Rubi explicó que para preparar el partido analizó a otros equipos que jugaron con este mismo sistema defensivo en el Camp Nou y que pusieron en apuros a los culés como fueron Girona, Betis, Valladolid o Rayo. Además, el técnico también añadió que con este esquema querían salir al contraataque, “sabiendo que no es fácil por su presión. Las ocasiones han estado, pero hemos perdido las pelotas o las han robado ellos”.

Rubi también se mostró resignado ante el gol que supuso el 1-0 en el partido: “Es la pena para nosotros, que al final es el año de las faltas directas”. Y eso que habían preparado una jugada de las características de la que se produjo, y de ahí el movimiento de Víctor Sánchez. “Sufrimos en la primera vuelta los dos goles y al final lo que buscamos es ayudar al equipo para buscar soluciones a las cosas que nos van pasando. Pensamos que podía ser una buena situación, el Rayo lo hizo aquí y lo solucionó. Hemos tenido la mala suerte y el acierto de Busquets, porque molesta a Víctor, no ve la pelota, se la encuentra encima y acaba dentro”, comentó el técnico.

El de Vilassar se refirió a algunos nombres propios, como Wu Lei, que se cayó del once por el cambio de sistema: “En el momento que decidimos la defensa de cinco, de Borja, Melendo y Wu había uno que teníamos que sacrificarlo y por las sensaciones que nos ha dado la semana, nos parecía que Borja y Melendo llegaban mejor”. También tuvo buenas palabras para Alfa Semedo, que volvía a jugar tras varias semanas: “Además de que en los entrenamientos nos está demostrando muchas cosas que aun no ha podido demostrar en los partidos, es uno de los esos jugadores que pueden hacer daño en la conducción. Es un chico joven y está aprendiendo”.