Diario La Grada | Lunes, 14 de octubre de 2019

9:05 h. ILUSIONADO Y AMBICIOSO

“¡Qué bonito sería volver a ganar diez años después!”

"El club me trata muy bien y me siento querido. A día de hoy no veo nada que me haga decir: me tengo que ir. Me gustaría estar aquí mucho tiempo"

Redacción 28/03/2019

Borja Iglesias tiene ganas de derbi. El pichichi perico se estrenará este sábado en el Camp Nou, ya que solo lo ha pisado una vez, con el Celta, aunque no tuvo la oportunidad de saltar al terreno de juego y lo presenció desde el banquillo. Ahora, en su estreno no pierde la ilusión de poder acabar con una mala racha que ya persigue al Espanyol desde hace diez años, concretamente desde febrero de 2009 cuando venció por (1-2).

“El derbi es uno de esos partidos que te apetecen jugar y que te marcas en el calendario. Llegamos con buenas sensaciones.  Vamos con muchas ganas, tenemos fe en lo que hacemos y si lo hacemos bien tendremos nuestras opciones”, manifestaba Borja en declaraciones a Esports Cope.  Ante las opciones que tiene el conjunto perico de puntuar en el feudo culé, el delantero se mostró ambicioso. “Creo que nunca he afrontado un partido pensando que no lo puedo ganar y este no va a ser distinto. Sabemos que es difícil, pero a veces le damos mucha importancia a la historia y después cada situación es un mundo. ¡Qué bonito sería volver a ganar diez años después!”, apuntó.

El derbi llega tras una semana de parón, en la que el Espanyol ha tenido más jugadores disponibles para poder preparar el encuentro: “Ellos casi todos son internacionales y han tenido viajes y partidos; esto puede trastocarles un poco. Si alguno quiere descansar que descanse, pero todos tienen capacidad para hacerlo muy bien”.

Para acabar, respecto a su futuro, que ha dado de que hablar y seguirá haciéndolo, se mostró tranquilo y centrado en seguir defendiendo la blanquiazul, pese a tener una cláusula (28 millones de euros) muy asequible para los equipos importantes. “A priori lo que tiene que pasar es que soy jugador del Espanyol y aquí estaré”. Y ante los cantos de sirena de la Premier reconoció que “es una liga que siempre me ha gustado y la he disfrutado como espectador, pero también me gusta la liga. Estoy muy feliz aquí en Barcelona. El club me trata muy bien y me siento querido. A día de hoy no veo nada que me haga decir: me tengo que ir. Me gustaría estar aquí mucho tiempo”.