Diario La Grada | Jueves, 17 de octubre de 2019

19:27 h. CRÓNICA ESPANYOL-SEVILLA (0-1)

Paso atrás en un momento clave

Los de Rubi fallaron y se quedaron sin poder dar el salto a la zona alta de la tabla

17/03/2019

El Espanyol volvió a tropezar con la misma piedra. Volvió a fallar el día que tenía opciones de dar un golpe de autoridad y dio un paso atrás en sus aspiraciones de poder llegar a la recta final del campeonato con opciones de pelear por algún objetivo ambicioso. Era un partido decisivo y se despidió de soñar en grande. Un penalti ingenuo de Hermoso unido a la inoperancia en ataque fueron una losa imposible de superar ante un Sevilla que no ganaba a domicilio en liga desde el 29 de septiembre en Ipurua.

Rubi recuperó a Dídac, Darder y Borja Iglesias en el once, dejando fuera a Melendo, que había sido titular en las últimas cinco jornadas, mientras que Caparrós apostó por una defensa de cuatro en lugar de jugar con tres centrales. Todos sabían que había algo más que tres puntos en juego, pero fueron los sevillistas los que salieron con más ganas de agradar; empezaron fuertes, queriendo tener el esférico, presionando y no dejando respirar al Espanyol. Solo iniciarse, Carriço cortó un pase muy peligroso a Borja, que se quedaba solo ante un Soriano, que entró por Vaclik que se lesionó en el calentamiento, pero fue un aviso sin continuidad, mientras que Navas y Banega remataban ajustado al palo. El Sevilla no parecía acusar el golpe moral sufrido el jueves, al quedarse fuera de la Europa League, y llevaba la iniciativa ante un Espanyol al que le costaba llegar a las inmediaciones de Soriano, y la sensación de peligro estaba más en el área perica que en la hispalense. Como en una acción en la que Hermoso impidió que Ben Yedder rematara solo.

Parecen reaccionar
Se cumplía el minuto 30 cuando los de Rubi parecieron dar un paso al frente y el encuentro se igualó. Wu Lei volvía a dar señales de vida en ataque, pero su cabezazo se marchaba fuera. Empezaban a jugar con más intensidad, aunque seguían sin llegar con claridad al marco visitante y en las pocas ocasiones que lo lograban el meta estaba muy atento, como cuando salió hasta la frontal para arrebatarle un balón a Wu Lei cuando el delantero perico podía quedarse solo ante puerta. Pero el Sevilla no quería ser menos y en los últimos compases, Ben Yedder volvía a silenciar Cornellà con un remate que salió fuera por muy poco y con el que, prácticamente, se llegó al descanso tras una parte bastante igualada.

Al Espanyol le tocaba pisar el acelerador y meterle una marcha más si quería lograr la victoria y dar continuidad a la dinámica de los últimos partidos. Y en la primera acción, Wu Lei no llegó por muy poco a un centro de Dídac Vilà. Pero poco después un error infantil de Mario Hermoso empezó a complicar el partido.

Error decisivo
El central se equivocó al entrarle a André Silva dentro del área y el colegiado no dudó. Pero esta vez, a diferencia del día del Valladolid, Diego López, aunque estuvo cerca de pararlo, no pudo enmendar el error. Tocaba remar a contracorriente y las sensaciones no eran positivas. Con el paso de los minutos, los de Rubi empezaron a tener más el balón y lo recuperaban rápido, aunque se seguía sin inquietar a Soriano. Se estaba jugando más con el corazón que con la cabeza y esto hacía que cada vez hubiera más precipitación. Wu Lei, en su mejor jugada del partido, se fue de dos, pero el meta sevillista sacó su remate. El acoso cada vez era más grande y la afición empezó a apretar. Cornellà rugió, pero en esta ocasión no pudo ayudar a lograr la victoria en un encuentro que acabó con tangana, después de que Soriano se dirigiera a la grada tras el pitido final.