Diario La Grada | Lunes, 14 de octubre de 2019

10:21 h. OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Rubi y Sergio merecen la mejor suerte

Fuimos demasiado injustos con Sergio y el balance de su primera experiencia en el banquillo

Quique Iglesias 02/03/2019

Sergio vuelve a Cornellà-El Prat. No lo pisa desde el 14 de diciembre de 2015, día en el que fue despedido como primer entrenador del Espanyol tras una temporada, y un ‘cacho’ de otra, de buen nivel futbolístico, un reto copero casi de excelente (la semifinal contra el Athletic) y un final que, con el paso del tiempo, me va pareciendo más injusto.

La destitución se produjo tras una derrota en Vigo, un cambio de Caicedo en el descanso y la insistente llamada telefónica desde presidencia (Collet) a la dirección deportiva (Perarnau) con el interés por dar un giro al banquillo poniendo a Galca. Desconozco si desde ‘Vilassar’ decantaron finalmente la balanza. Perarnau no quería echar a Sergio. Algunas voces hablaron de que el vestuario de jugadores había influido en aquella decisión. Creo que Sergio se creyó ese extremo. No me atrevería ni mucho a menos a confirmar todos esos rumores. Eran tiempos muy convulsos, con Mr. Chen ya en la ‘ciudad’ a punto de entrar con la excavadora. Han pasado los años y siento eterno agradecimiento por la asistencia de Sergio, semanas antes, a la presentación de nuestro (querido Iván Molero) Gloria als Herois precisamente en el día en que quedaba instaurada mediáticamente en el club la ‘era Rastar’. Y también siento que, entre todos, fuimos demasiado injustos con Sergio y el balance de su primera experiencia en el banquillo.

González guardó un riguroso luto periquito. Respiró, formó una familia y hoy es el capitán de una nave que dirige Ronaldo. No es mal plan. Tiene 26 puntos, poco gol y mucho amor propio en sus jugadores. La propiedad le sustenta, los resultados no le condenan. Merece un pelo de suerte. Es un caso parecido al de Rubi, salvando las diferencias de plantilla. Que las hay. Y muchas. En esta semana, convendremos todos en que los jugadores del Espanyol le han echado un guante de seda al trabajo de su técnico. Tanto Granero como Darder, dos que disfrutan hablando de fútbol, han confirmado en sala de prensa. “Esta idea de fútbol es la correcta. Hay que seguir en esta línea para lograr éxitos. No podemos estar cambiando cada año”. Esos son los tiros. Rubi recogió ayer lo sembrado. “Me gustaría que la gente estuviera orgullosa de que tengamos una identidad, un modelo de juego...”.

Es todo tan bonito... El idilio de Sergio con Ronaldo en el regreso de ambos a la primera línea. El ideario de Rubi con el OK de las cabezas pensantes del vestuario. El duelo al sol de este mediodía. Nada puede salir mal. Solo una derrota. De cualquiera de los dos. Bendito y maldito fútbol.