Diario La Grada | Martes, 15 de octubre de 2019

10:05 h. ENTREVISTA AL EXPERICO JOAN JORDÁN, RIVAL ESTE LUNES EN IPURUA

“Los que suben tienen talento, pero hay que ponerlos”

El centrocampista afirmó que “no fue fácil irme del Espanyol, pero quería minutos para crecer y en Eibar los encontré”

21/01/2019

Joan Jordán salió del Espanyol en verano de 2017 en busca de minutos para seguir creciendo y en Eibar encontró su lugar. En el club armero se le dio la confianza y responsabilidad que en la entidad blanquiazul no logró y de ahí a que asegure que “esta es la oportunidad que necesitaba para disfrutar y afianzarme en la categoría, que es por lo que siempre había luchado”. Admite que “fue complicado marcharse” del club que lo formó, pero algo necesario “al ver que no tenía las oportunidades que quería y que creía que merecía”. Ahora, es una pieza clave para el Eibar de Mendilibar, que pese a su mala clasificación, el de Regencós asegura que “el nivel de juego y sensaciones no se corresponde a nuestro puesto en la tabla. Nuestra pelea sigue siendo por salvarnos, pero mereceríamos estar más arriba. Así que tocará ponernos las pilas y seguir trabajando para lograr el objetivo en una competición cada vez más competida y en la que cuesta más ganar y puntuar”.

Vayamos al grano. ¿Sientes que acertaste saliendo del Espanyol?
Sí. No fue sencillo, ya que llegué siendo juvenil de segundo año, pero cuando vi que pese a que se me había dado la oportunidad de subir y debutar no tenía continuidad vi que para poder crecer debía marcharme. Y el tiempo me está dando la razón. Las cosas me van bien y me siento muy valorado y querido. Tuve mucha suerte de recalar en un club que es una familia y de toparme con Mendilibar, un entrenador que me está marcando mucho. Ha apostado de verdad por mí y es de agradecer, aunque nadie me ha regalado nada. Esto es lo que necesitaba.

¿Tienes una espina clavada? ¿Sientes envidia sana de Marc Roca, Dídac... Canteranos que ahora sí son protagonistas?
Para nada. A veces pienso que fue una pena no poder consolidarme en mi club, pero no quiero vivir en el pasado y opté por pasar página rápidamente. Y por lo que respecta a Marc, Dídac y otros como Melendo, o ahora Álex López, en el que confío que triunfe por sus cualidades, solo puedo alegrarme por ellos. Pero visto desde fuera, lo que en su día me faltó a mí y todavía queda por acabar de conseguir es confianza en los de la casa. Es muy fácil subirlos y darles una oportunidad, pero lo complicado es apoyarles y darles un empujón de forma continuada e incluso cuando se tienen bajones. Marc Roca es un claro ejemplo de ello, y por suerte Rubi le ha recuperado. La paciencia de los entrenadores y creérselo de verdad es lo complicado. El tema no es llegar, sino quedarse. Todos los que suben tienen talento de sobra, pero hay que ponerlos. Y si se dan más oportunidades, seguro que saldrán muchos más jugadores con nivel.

Tu nombre ha vuelto a sonar para regresar. ¿Hay algo real en todo ello?
Que yo sepa no, de todos modos de estos temas siempre estoy al margen de todo y es mi representante el que se ocupa de ello. Yo solo me centro en jugar y tratar de ayudar al equipo en todo lo que pueda. Así que si ha habido algo solo son rumores.

¿Pero te gustaría volver?
Está claro que el Espanyol es mi casa. Allí me formé y viví grandes años, pero mi mente ahora solo está puesta en el Eibar, con el que tengo contrato hasta 2020. En el mundo del fútbol nunca se puede descartar nada, pero por ahora estoy centrado en seguir aquí. Está claro que a este club le tengo una estima especial, pues en su momento me dio mucho y me formó. Sé que si no fuera por el Espanyol no estaría donde estoy, sin el Eibar tampoco, y no negaré que me hubiera gustado quedarme, pero no quiero pensar en futuro y que eso me distraiga. Lo que tenga que ser, será.

¿Mantienes contacto con antiguos compañeros?
Sí, especialmente con Sergio. Tengo muy buena relación con él gracias a que cuando me subieron al primer equipo siempre estuvo muy pendiente de mí , de que estuviera bien y me daba muy buenos consejos. Es un capitán de 10, porque se preocupa al máximo por toda la plantilla. Es un gran compañero y de hecho le pediré la camiseta tras el partido (ríe).

Además entiendo que sigues de cerca la actualidad del equipo, ¿no?
Por supuesto. Intento ver todos los partidos y estoy al corriente de lo que sucede desde fuera y por lo que me cuentan algunos jugadores.

¿Y cómo ves a este Espanyol?
Creo que la apuesta por Rubi ha sido un gran acierto, ya que la plantilla ha demostrado volver a tener personalidad, firmar un arranque de locos y por lo tanto considero que sería un gran error dudar de él. Ya se sabe que en el mundo del fútbol todo va por rachas, pero aunque ahora atraviesen por una mala, el trabajo está ahí y hay que confiar en este equipo. No podemos olvidar que es más difícil construir juego que destruirlo, y con Rubi quieren jugar muy bien al fútbol, y eso no se logra en cuatro días. A él no lo conozco, pero me han hablado muy bien; que sabe de fútbol, que es un currante...

Y del partido del lunes, ¿qué esperas?
Primero de todo que gane el Eibar (ríe). Creo que puede ser un buen partido, de esos muy competidos por la necesidad que tenemos ambos de revertir las malas rachas y volver a sumar de tres. Si les ganamos les pasamos y respiramos más tranquilos, y si ganan ellos se reenganchan al tren europeo. Hay mucho en juego y por lo tanto seguro que ambos salimos a por todas, aunque creo que si estamos finos en casa, Ipurua es un campo muy complicado. Nos hemos mostrado especialmente fuertes aquí y no lo van a tener nada fácil. Vienen a un campo al que le tenemos muy bien tomadas las medidas y donde desplegamos un juego que a ellos les puede impedir actuar como lo hacen habitualmente.

¿Hay algo que os preocupe especialmente del conjunto de Rubi?
Obviamente Borja Iglesias. Es el jugador más en forma y a tener en cuenta. Es fuerte, corpulento y juega muy bien de espaldas. Algo clave en segundas jugadas y duelos cuerpo a cuerpo, algo que por las condiciones de Ipurua puede ser clave.