Diario La Grada | Sábado, 8 de agosto de 2020

8:32 h. EMPEZÓ BIEN, PERO SE TORCIÓ

VAR ha quitado algo más de lo que ha dado al Espanyol

Le ha beneficiado en dos ocasiones y perjudicado en cinco

Redacción 30/10/2018

Pese a que el VAR ha llegado para impartir justicia, a esta tecnología todavía le queda un poco para ser la panacea. Es verdad que el fútbol es un poco más justo desde su implantación, pero al Espanyol su llegada podríamos decir que le ha restado más que le ha dado.

Tal y como recuerda hoy el diario AS, el de Granero en la segunda jornada frente al Valencia, en un lanzamiento de falta,  fue el primer gol concedido por el VAR en la historia de LaLiga. Y también favorable a sus intereses fue la segunda intervención del VAR, una semana más tarde, en Mendizorroza. Pues gracias a esta tecnología se detectó un penalti sobre David López que Iglesias Villanueva no había visto sobre el terreno de juego. Preo a partir de ahí se torció todo. Y es que en el mismo encuentro, a Sergio García se le anulaba el segundo gol al entender que existía un fuera de juego posicional de Borja Iglesias. Un duro mazazo del que el equipo no supo rehacerse y acabó perdiendo tras dos jugadas desafortunadas.

Ante el Real Madrid el VAR corrigió un gol mal anulado a Marco Asensio por un inexistente fuera de juego que les acabó dando el triunfo a los blancos. Y también en territorio madrileño, en este caso en el feudo del Rayo Vallecano, se corrigió a Alberola Rojas que había señalado penalti sobre Hernán Pérez cuando el paraguayo había sido derribado fuera del área.

El VAR también ratificó ante el Villarreal a De Burgos Bengoetxea al conceder el gol de Toko Ekambi, pese a que en las repeticiones parecía fuera de juego. También participó el VAR en una amarilla a Dídac Vilà en El Alcoraz.