Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRÓNICA LEVANTE-FEMENINO A (1-1)

Un punto más moral que útil

Débora marcó en la reanudación un gol que les daba el empate y el primer punto logrado a domicilio para irse al parón navideño

Marta Mendoza Marta Mendoza
22/12/2019

 

En la situación en la que se encuentra el Espanyol femenino, el triunfo es el único camino posible para poder creer que la salvación es posible. Pero si te toca jugar fuera, y además visitas al tercer clasificado, el Levante, y pese a empezar perdiendo logras sacar un empate, puedes irte al parón un poco más aliviado y creyendo que quizás este pueda ser el necesitado punto de inflexión. A nivel clasificatorio de poco vale este punto, ya que finiquitas la 14 jornada con solo tres puntos y siendo colista, pero a nivel moral, ver que has sido capaz de aguantar el tipo y rascar algo ante uno de los gallitos, puede ser oro para un equipo falto de confianza y alegrías. Poco a poco, pero sin dormirse.

Lo que está claro es que, por un motivo u otro, el cambio en el banquillo ha reactivado a un equipo que en Buñol presentó una pequeña revolución en su once inicial con suplencias de piezas clave hasta la fecha como Torrodà o Baudet. Pero la apuesta le salió bien a Ferrón. El equipo volvió a hacer gala de la solidaridad y la capacidad de trabajo ya mostrada en el derbi y, pese a que la batuta y las ocasiones las pusieron las locales, el equipo supo aguantar el tipo y esperar a su momento para dar un zarpazo. En gran parte por la brillante actuación de Mimi bajo palos, ya que firmó varias intervenciones de mérito para no irse de vacío.

La intensidad marcó la primera mitad, pero no fue hasta la segunda cuando los goles hicieron acto de presencia. El Levante pegó primero a balón parado, cuando en el 51’ Rocío Gálvez aprovechó una falta lateral para inaugurar el marcador de cabeza. Pero pese a este contratiempo, las de Ferrón no se vinieron abajo y, solo doce minutos más tarde, en uno de los pocos desajustes de la zaga local Débora aprovechó para establecer las tablas en el marcador, las cuales se mantuvieron hasta el final. Y no fue porque las granota no trataran de imponer su teórica superioridad, ya que no dejaron de achuchar a la zaga blanquiazul, pero entre la portera y su falta de puntería, el Espanyol logró salir airoso y acabar llevándose algo para cerrar un año que, ni mucho menos, les deja un buen sabor de boca. Los turrones no van a saber tan amargos como si hubieran perdido, pero tampoco van a ser especialmente dulces, ya que no hay que olvidar que lo idóneo y realmente útil hubiera sido un triunfo. Pues se irán al parón igualmente colistas, pero habiendo recortado un punto respecto a la zona de salvación, que ahora es de ocho puntos. Una cifra todavía demasiado alta. Pero habrá que creer y esperar a que los Reyes se porten bien y traigan algún refuerzo de cara a un nuevo año en el que el Femenino está obligado a dar el todo por el todo si no quiere consumar el descenso demasiado temprano.

Última hora
Galerías de fotos
COPA DEL REY DEL 2000
Encuesta del 31/07/2020

De los jugadores que pueden salir del equipo, ¿cuál cree que debería quedarse?

7.2%
15.8%
4.6%
3.7%
59.7%
9.1%