Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CUANDO LAS COSAS VAN MAL CUESTA MIRAR HACIA ABAJO

El debut de las de casa, una tendencia a la baja

Este curso han sido cuatro las que se han estrenado con el A, pero solo Kenni ha tenido continuidad

Marta Mendoza Marta Mendoza
11/04/2020

 

Lejos quedan ya esos días de gloria de una sección que era referente y ganaba títulos. De un club que sacaba de su cantera a jugadoras que a día de hoy están en el primer equipo, como por ejemplo Débora o Brenda, y otras que son internacionales, están triunfando en otros equipos y ahora son futbolistas reconocidas por su trayectoria como Marta Torrejón, Kenti Robles, Andrea Pereira… Y es que desde que se ganara la última Copa de la Reina en 2012, no ha habido ninguna jugadora procedente del filial que lograra debutar en el primer equipo y consolidarse. Muchas no han logrado derribar esa puerta y convencer a los incontables místers que han pasado por el banquillo del A. Pero no solo eso: la cifra de debuts, ya no solo consolidaciones, ha bajado exponencialmente y la gran mayoría se han quedado ancladas en el filial.

Apuntan maneras
En verano de 2018 el filial se reforzaba con Ainhoa Marín y Kenni Thompson. La primera poco tardaba en convencer a Bacardit y en dar el salto al primer equipo para debutar en Primera, mientras que la segunda tuvo que pasar por un largo trance de medio año hasta que pudo tener todo en regla y jugar, pero es la última futbolista que ha dado el salto del filial al A y que parece tener un hueco con Ferrón. En total este curso, con ella, son cuatro las que han tenido su alternativa en Primera, siendo dos de ellas porteras, Janet y Montse, por el culebrón de despropósitos que se ha vivido en la portería. Además, la joven zaguera Xènia también ha dejado buenas sensaciones en los escasos minutos que se le ha visto con las mayores.

Pero la campaña anterior, convulsa con cambio en el banquillo incluido, fue un solar en cuanto a debuts se refiere. No se produjo ninguno nuevo más allá de la excepcionalidad del caso de la mencionada Ainhoa Marín, que fue fichada para el B pero rápidamente dio el salto y se convirtió en un refuerzo de lujo en Primera. Aunque esa llegada fulgurante fuera casi un espejismo para ella, puesto que ha ido perdiendo protagonismo.

En la 2017-18, con Joan Bacardit al frente, el número de debuts era interesante, con siete, aunque la mayoría fueron testimoniales e infructuosos -Emma Ramírez, Marta Llopis, Laura Fernández y Sandra Alberola-. En cambio Julve, que fue un caso calcado al de Ainhoa Marín, irrumpió fuerte y se hizo con la titularidad. Pasó de ser la joya del B a debutar en Primera con 16 años el 16 de octubre de 2017. También tuvieron su alternativa María Llompart y Esther Solà, la cual supo aprovechar su momento para convertirse en una habitual. De todas ellas, a día de hoy solo Elena sigue en la disciplina del primer equipo.

Y a esta temporada de descubrimientos la precedió una 2016-17 muy agitada con el paso de tres entrenadores –Polidano, Luismi y Bacardit junto a Rubén-. De ahí a que no se mirara hacia abajo, se apostara por la ‘veteranía’, ya que tampoco no la había en demasía, y solo Gemma Sala debutaba y disputaba en el A un total de 261 minutos. Y siguiendo en esa dinámica de una de cal y otra de arena, en la 2015-16 con Polidano irrumpían hasta cinco jugadoras. María Molina, la joven central que desde entonces, desde ese debut, lleva mucho tiempo esperando una consolidación que nunca ha llegado. Ha ido subiendo de forma intermitente, pero sin suerte. El mismo año tomaron la alternativa Sara Ismael, Mireia Gironès, Claudia Dagà y Yasmina Ferrero. En cambio un año antes, en la 2014-15, solo Sara Nassim, de forma muy testimonial, daba el salto. Y cuatro eran las que probaron suerte con Susi, Titi y Montes en el banquillo en la 2013-14. Esas fueron Paula Canals bajo palos, quien con el paso del tiempo sí supo hacerse un hueco en Primera, Maria Soriano, Halley y Laura Casanovas. Estas últimas la siguiente campaña gozaron de algún minuto, pero estos se podían contar apenas con las dos manos.

Y llegando ya a la etapa de Luis Carrión, vemos como en su segundo año, en la campaña 2012-13, las del B no tuvieron ni la mitad de peso y recorrido que en la 2011-12, cuando se ganó la Copa de la Reina. En la citada 12-13 fueron cinco las canteranas que dieron el salto de forma testimonial –Claudia Montagut, Yaiza, quien hizo un poco de carrera en el A, Chama, Mayra y Andrea Granados-, mientras que en el año del título copero irrumpieron Berta bajo palos, Sara Navarro, Xènia, Ari, Bácter, Silvia Vila y Cotado, siendo esta última una de las que más peso tuvo y posteriormente pudo seguir teniendo presencia en el A. Poco antes eran Brenda, Débora, Marta Yañez, Núria Mendoza, Andrea Pereira, Alexia Putellas… las de la casa que lograban derribar la puerta de la máxima categoría. Y en sus casos llegaron para quedarse.

Menos recursos y menos cantera
Por lo tanto, analizados todos los casos, queda claro como pese a que la cantera se sigue trabajando bien, la realidad es que lejos quedan esos años en que pese a ser un referente y tener un alto nivel adquisitivo, de ahí a tener siempre de las mejores plantillas y pelear por los títulos, siempre había un hueco para las jugadoras de la casa con míticas como Lara Rabal por ejemplo, o las que mencionábamos al principio de este reportaje. Internacionales que se formaron en blanquiazul y que tras dar el salto a la máxima categoría, cuando el club dio un bajón en esta sección hicieron las maletas y se fueron a triunfar a otros sitios. Lo paradójico es que pese a la economía de ‘guerra’ de las últimas campañas, no se ha apostado por suplir esa falta de poder adquisitivo con talento propio. 

Última hora
Galerías de fotos
COPA DEL REY DEL 2000
Encuesta del 31/07/2020

De los jugadores que pueden salir del equipo, ¿cuál cree que debería quedarse?

7.1%
15.7%
4.5%
3.7%
60%
9%