Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRÓNICA VALLADOLID-ESPANYOL (2-1)

El tren no espera

Se perdió una nueva final, en un partido que era clave, y la salvación está a cinco puntos

Jordi Luengo Jordi Luengo
23/02/2020

 

Tampoco en la Liga y el abismo se ve más cerca. Se sacrificó la Europa League para ir a por todas en Valladolid y se volvió a fallar, en un encuentro que estuvo condicionado por la temprana expulsión de David López. El que tenía que ser un día clave en la lucha por la salvación se convirtió en uno de pesimismo en el que todo se ve muy negro. A falta de 13 partidos, la permanencia queda a cinco puntos. En Pucela se echó el cierre a una semana siniestra, con una de esas derrotas duras que dejan al equipo tocado y sin ningún margen de error. El tren de la salvación no espera a nadie.
Si para el Espanyol era una final, el Valladolid también tenía la necesidad de sumar para no verse metido en apuros tras los últimos resultados de los equipos de la parte baja. Y con la obligación de ganar, el Espanyol avisó en los primeros minutos con un saque de banda de Cabrera y una internada de Embarba a la que no llegó Wu Lei por poco. Pero las buenas intenciones se quedaron ahí. Muy pronto el conjunto de Sergio se hizo con el control del partido. Empezó a crecer, mandar en el centro del campo y tener más iniciativa. Los pucelanos se estaban estirando, mientras que los pericos, sin control ni posesión, abusaban del juego directo, aunque no llegaban con claridad a las inmediaciones de Masip. En un encuentro en el que se jugaban la vida no estaban finos, les faltaba intensidad y pronto todo se puso más cuesta arriba. No pintaba bien.

Una hora con diez
David López, que en el 16’ había visto una injusta amarilla, se precipitó en una entrada sobre Óscar Plano y vio la segunda tarjeta. Cuando peor pintaba todo, se quedaban con diez con una hora aún por delante. Con un jugador más, el Valladolid se hizo el dueño del partido y empezó a apretar a un Espanyol que casi no pasaba de medio campo, pero que tampoco sufría en exceso. Y en una de sus pocas acciones de peligro, Calleri pudo inaugurar el marcador. En un balón colgado de segunda jugada, el delantero argentino, llegando desde atrás, cabeceó flojo a las manos de Masip. Una acción que dio algo de confianza a un equipo que se estiró un poco en los últimos compases y que volvió a llevar peligro en un lanzamiento de córner. Se llegaba al descanso con todo por decidirse.
En el inicio de la segunda parte, el Valladolid salió a por el gol. Necesitaban un triunfo en casa que se les resistía desde el 3 de noviembre. Enes Ünal avisó en el 50’, con un remate desde dentro del área, mientras que Carnero lo probó desde lejos. Los blanquiazules se estaban salvando gracias a que los pucelanos no definían bien en la línea de tres cuartos. No tomaban la decisión correcta y esto daba vida a los de Abelardo.

Otro error mortal
A medida que se acercaba el final, las llegadas locales eran más peligrosas, mientras que al Espanyol solo le quedaba resistir e intentar sorprender a la contra. Debían aprovechar que los nervios en la grada empezaban a aflorar. Pero la ansiedad también pesaba en los pericos. Y en el 77’, en un doble error de Diego el Valladolid marcó. El gallego no pudo atajar ni despejar el remate de Carnero y el rechace lo cazó Sandro para sorprender al portero por su palo corto. Y poco después Guardiola aprovechó un centro de Ünal para sentenciar a un Espanyol que le puso una mínima emoción al partido con el tanto de Embarba en el descuento. Ya era tarde y, una vez más, no pudieron subirse al tren de la permanencia.

Última hora
Galerías de fotos
COPA DEL REY DEL 2000
Encuesta del 05/06/2020

Ante la sanción de Diego López, ¿por qué portero apostaría contra el Alavés?

63.8%
36.2%