Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA A RAÚL BAENA

“Siempre querré lo mejor para el Espanyol”

El centrocampista, hoy en el Melbourne Victory australiano, se considera “un perico más”

C. Fanlo @Fanlillo
11/03/2019

 

Está viviendo la que es una de sus mejores experiencias Raúl Baena (Torrox, Málaga, 1989) en Australia. El mediocentro aceptó marcharse a préstamo al Melbourne Victory procedente del Granada y, en las antípodas, está demostrando todo su fútbol: es uno de los fijos de un equipo que tiene en el japonés, ex del Milan, Keishuke Honda, a su máxima figura. Baena, que esta semana se estrenó en la Champions League asiática con una derrota ante el Daegu coreano (1-3), espera poder pelear por algún título en la recta final del campeonato. Sería la guinda a una vivencia única.

¿Qué tal te va por Australia?
Estoy muy contento con lo que estoy viviendo, intentando aprovechar esta experiencia al máximo. Siempre había jugado en España, tenía curiosidad por conocer otro mundo, un fútbol distinto.

¿Y el idioma, el inglés?
Cuando llegué en septiembre no tenía ni idea, pero ahora ya voy pillando cosas poco a poco. He progresado bastante, doy una clase por semana. Pero la verdadera clase es hablarlo todos los días. Lo intento y pese a que cometo errores, cada día voy mejorando.

¿Cómo es el fútbol en el país oceánico?
El fútbol no es el primer deporte, pero en los últimos años está creciendo mucho. Es más directo que el español, quizás más parecido al inglés. Mi club, el Melbourne Victory, es el más grande del país; cuenta con unos 30.000 socios.

Llegaste a tu nuevo equipo el pasado mes de septiembre en calidad de cedido por el Granada. ¿Cómo surge la posibilidad?
Mi salida viene dada por el control financiero del Granada; tenía que deshacerse de jugadores. Al principio no tenía nada claro el hecho de irme, pero viendo el problema económico del club nazarí se buscó una solución que satisficiera a ambas partes. Además, el segundo entrenador del Melbourne Victory, que es español, me apretó mucho y me ‘vendió’ muy bien el producto: buen nivel de vida, una experiencia en una liga extranjera, jugar la Champions League asiática... Al final me decidí.

No debió ser nada fácil dar el paso con tu hijo recién nacido...
Eso, sin duda, ha sido lo más complicado. Al principio nos acompañó mi madre y en Navidad vino mi familia, pero cuando por las distancias estoy dos o tres días fuera es difícil, ya que se queda mi mujer sola con el niño. Tenemos una persona que nos ayuda, pero no es lo mismo. Aún así, prefiero quedarme con la parte buena: vivimos muy bien, es una gran experiencia y me están tratando con mucho cariño. Tanto a nivel futbolístico como personal no me puedo quejar de cómo me están yendo las cosas.

Parece que te has hecho con un sitio en la medular del equipo.
Empecé bastante bien, pero tuve una lesión que me mantuvo unas semanas fuera. Regresé al equipo de manera progresiva y ahora la verdad es que me encuentro muy bien de nuevo, con mucha confianza.

Habéis perdido la segunda plaza en las últimas jornadas y estáis a diez puntos del liderato, el cual ostenta el Perth Glory. ¿Se puede dar la vuelta a la situación en las seis jornadas que restan de campeonato?
La lucha por el título es, una vez finalizada la fase regular, entre los seis primeros, aunque los dos primeros clasificados superan directamente una ronda y entran en semifinales. Es lo que queremos, saltarnos la primera eliminatoria y poder llegar bien para reeditar el título.

Esta es tu primera experiencia en el extranjero. ¿Te gustaría que no fuera la última?
Estoy viviendo este año a tope, intentando dar el máximo y disfrutando la Champions. Tras este curso, he de volver al Granada; tengo contrato con el club andaluz y de momento no me planteo nada más que eso.

Entonces, no entras a valorar lo que puede pasar la próxima campaña.
No me cierro a nada, pero lo que tengo claro es que con un niño pequeño ya no solo debo valorar lo deportivo, sino también lo personal. Esta temporada me estoy enriqueciendo, salir al extranjero me ha cambiado la visión de muchas cosas. Había tenido la ocasión de hacerlo anteriormente, pero por un motivo o otro nunca acababa de dar el paso. De momento, quiero disfrutar al máximo del presente.

Eres el segundo exespanyolista que juega en la Hyundai League australiana. Isaías Sánchez, con el que coincidisteis en el club blanquiazul, es el capitán del Adelaide United.
Isaías lleva muchos años aquí, está asentado y se le ve súper contento y a gusto; incluso ya tiene la nacionalidad australiana. Antes de llegar ya hablé con él, igual que hemos hecho ahora. Evidentemente, con todos los españoles que hay aquí tienes más relación.

Ya que hemos introducido al Espanyol, llegaste a la entidad perica para reforzar al filial con la carta de libertad bajo el brazo procedente de un Barça que exigió un traspaso, en una operación que llegó a los juzgados.
Fue un momento bastante incómodo que se alargó mucho en el tiempo, ya que el contencioso duró unos cinco años. No es agradable ya que estás constantemente con la incertidumbre de lo que pueda pasar, pero a la vez estas tranquilo porque sabes que lo has hecho todo bien. Hasta que no sale la sentencia no acabas de estar tranquilo, pero por suerte todo acabó bien. Es un tema del pasado del que ya no vale la pena ni pensar.

De todos modos, guardas muy buenos recuerdos de tu paso por el club blanquiazul, donde estuviste siete cursos, cuatro de ellos en el primer equipo. ¿Cuál es el que guardas con más cariño?
Sin lugar a dudas, el día de mi debut en Villarreal, mis primeros minutos en Primera División. Tengo grandes recuerdos de mi etapa en el Espanyol, pero esa fecha es clave en mi trayectoria deportiva.

Al finalizar la temporada 2012-13 no llegas a un acuerdo para renovar tu contrato. Decisión dolorosa la de no seguir en el club que te dio la oportunidad de debutar en el fútbol profesional, ¿no?
Son cosas del fútbol, pero no por separar los caminos se pierde el cariño; eso queda allí. He disfrutado muchísimo en el Espanyol y siempre querré lo mejor para el club blanquiazul. Tengo muchos amigos allí, siempre se me ha tratado muy bien y sin duda me considero un perico más.

¿Cómo estas viendo al equipo esta temporada?
Empezó muy fuerte, aunque luego encadenó una racha de resultados no muy buena y ahora, que se le ve con más confianza, vuelve a estar bien. El equipo trabaja bien, es solidario y está unido; esa es la base. Hay que apoyarlo en todo momento ya que remando todos en la misma dirección las cosas son más fáciles y seguro que acaban saliendo bien.

Tuviste a Rubi como entrenador en el filial espanyolista. ¿Qué nos puedes contar del de Vilassar de Mar como técnico?
Es un entrenador al que le gusta el buen fútbol. Trabaja todos los aspectos del juego, es muy completo y lo considero un técnico de garantías. Además, conoce a la perfección a los rivales y te puede dar todo tipos de detalles.

Ese curso, el 2007-08, descendisteis a Tercera...
Teníamos un buen equipo, pero muy joven. Hace diez años, en la Segunda B había jugadores con mucha experiencia y bagaje en todas las categorías del fútbol español. No se cumplió el objetivo de la salvación, pero el Espanyol B es un equipo hecho para mirar más allá de los resultados; su principal función ha de ser la de formar jugadores para el primer equipo. Eso se hizo, y se sigue haciendo, muy pero que muy bien.

La afición perica te quiere mucho. ¿Te gustaría regresar algún día?
Por supuesto, decir que no sería mentir, me encantaría. Pero a día de hoy soy jugador del Melbourne Victory y pertenezco al Granada. Ahora mismo estoy muy contento aquí en Australia, pero soy un perico más y ojalá algún día nuestros caminos se puedan volver a cruzar. 

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 19/07/2019

¿Qué le parecen la segunda y tercera equipación del Espanyol?

81.4%
18.6%