Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA COMPLETA A ÓSCAR MELENDO

"Siempre he tenido una gran conexión con la afición"

"Quiero ir quemando etapas y sentirme cada vez más importante dentro del equipo"

Jordi Luengo Jordi Luengo
19/02/2019

 

Sin hacer ruido y con un fútbol de los que enganchan a la afición, Óscar Melendo se ha ido ganando un sitio en el corazón de los pericos y en las alineaciones de Rubi. En su tercera temporada en el primer equipo, segunda con dorsal, este canterano atrevido y con desparpajo, al que muchos califican de distinto, se ha consolidado en Primera. Su juego gusta y su manera de ser conecta con la grada. Ante el Rayo la afición le despidió con una ovación y volvió a demostrar que hay una química especial entre ambos. Melendo, aunque está contento y aprovechando su oportunidad, quiere más; está con ganas de tener más protagonismo y ser importante en el once. Y pese a todos los elogios, el ‘14’ perico pisa con los pies en el suelo y recuerda que aún no ha jugado 50 partidos en la máxima categoría, por lo que le queda mucho que aprender.

Óscar Melendo dejó el campo ante el Rayo, en el minuto 83, en medio de una ovación. ¿Qué sentiste en ese momento?
Una gran alegría. Desde el día que subí al primer equipo he tenido una gran conexión con la afición. Les estoy muy agradecido por el feeling que tenemos e intentaré seguir haciendo bien las cosas para que pueda continuar saliendo ovacionado del campo. Si lo consigo será una buena señal para todos.

La afición está con ganas de tener nuevos ídolos y a ti siempre te ha mirado con buenos ojos.
Lo primero que he de decir es que para nada me considero un ídolo, aún me queda mucho para llegar a ser considerado algo así. ¡No he jugado ni 50 partidos en Primera! Así que me queda camino para alcanzar esa condición; he de seguir trabajando y aprendiendo. Debo seguir en esta línea e intentar ser un referente para los canteranos. Pero de esto a ser considerado un ídolo del espanyolismo hay un mundo. Siempre me he sentido querido por la afición, tenemos una gran conexión y espero que pueda seguir siendo así durante mucho tiempo.

¿Cómo lleva los elogios un jugador tan joven?
Teniendo los pies en el suelo. Vengo de una familia humilde y creo que esto es muy importante. La humildad y el trabajo son los valores que más me han inculcado, y tengo claro que he de seguir así para ir creciendo y mejorando.


Ante el Rayo estuviste los últimos minutos en el banquillo. ¿Cómo se vivió el gol anulado y a continuación el tanto de la victoria?
La peor sensación que puede tener un futbolista es estar en el banquillo, ya que no puedes ayudar a tus compañeros. Y más en partidos como el del otro día en el que nos jugábamos tanto. Pasamos de la decepción a la euforia en poco tiempo, pero lo importante es que los tres puntos se quedaron en casa. Acabamos con una sensación muy buena. En esos minutos finales se recuperó la química entre el equipo y la grada. Nos empujaron para poderle dar la vuelta al marcador y creo que su continuo apoyo fue vital para lograr la remontada.

¿Está unión es clave para poder crecer?
Sí, porque en el campo notamos mucho cuando nos apoyan. En los últimos meses, en algunos partidos quizás no hubo esa química, pero hay que destacar su papel ante el Rayo Vallecano, ya que nos llevaron en volandas y nos ayudaron a ganar el partido.

El empate en Villarreal fue una inyección de confianza para el equipo. ¿Qué significa la remontada ante el Rayo Vallecano?
Un refuerzo moral importante. Los dos últimos partidos, en los que empezamos perdiendo y acabamos puntuando, han de ser el punto de inflexión para volver a la dinámica de principios de temporada y a la senda de los buenos resultados. Hace dos años, cuando empezaba a asomar la cabeza en el primer equipo, recuerdo que empatamos ante el Eibar en Cornellà después de llegar al descanso perdiendo por (0-3) y, a partir de ese momento, mejoramos. (Tras ese partido se logró la mejor racha de imbatibilidad de la historia). Ojalá que ahora que se pueda repetir la historia y volvamos a ser nosotros.

¿Lo ha pasado mal el equipo durante estos meses?
No, si te digo la verdad no. Siempre hemos confiado en que volverían las victorias. Creo que en bastantes partidos hicimos un buen juego, pero nos faltaron los resultados. No supimos culminar el trabajo. Sinceramente creo que en estos meses hemos merecido más puntos; solo que hubiéramos sumado cinco o seis más estaríamos mucho más arriba y luchando por los puestos europeos. Durante esta mala dinámica el equipo siempre estuvo pensando en volver a mirar arriba y ojalá ahora empecemos a crecer. El bloque nunca miró para abajo. La eliminación de Copa ante el Betis, en la que teníamos muchas esperanzas, sí que fue un momento que nos dolió.

El 2019 te está sentando bien, ya que has jugado en los seis partidos de liga, siendo titular en cuatro de ellos. ¿Satisfecho de cómo te están saliendo las cosas?
Sí, mucho, pero aún quiero más. Me caracterizo por ser ambicioso. Quiero ir quemando etapas y sentirme cada vez más importante dentro del equipo, aportar asistencias que este año llevo unas cuantas, pero también marcando goles que de momento se me están resistiendo. Quiero ser más decisivo para ayudar al equipo.

Los minutos siempre dan confianza para intentar más cosas. ¿Cómo está Óscar Melendo de confianza en estos momentos?
Muy bien, a tope gracias a todo el cuerpo técnico.

Siempre se ha dicho que eres un futbolista distinto. ¿Qué te pide Rubi?
Que haga lo que sé. Que me suelte, pruebe cosas, chute a portería, juegue entre líneas, conduzca…

¿Qué esperas de este tercer año en el primer equipo?
Quiero ser más importante, decisivo, jugar más minutos y aportar mi granito de arena para ayudar a que firmemos una buena temporada. Además quiero aportar más goles, que es lo que me falta. El primer año estuve a caballo entre el filial y el primer equipo; en el segundo aprendí bastante de todas las situaciones, tanto cuando jugaba como cuando no, y ahora quiero dar un paso al frente y ser más importante.

¿En qué has cambiado desde que debutaste en Vitoria ese 20 de noviembre de 2016?
En la confianza, ya que creo que en el fútbol lo es todo. Y yo soy uno de esos jugadores que necesita tener mucha para poder desplegar todo mi juego. Ahora estoy con confianza, creo en lo que hago y eso se plasma en los partidos.

Con la marcha de Aarón este verano, te quedaste sin compañero de habitación. ¿Con quién la compartes ahora en las concentraciones?
Con Sergi Darder, con el que siempre me he llevado muy bien. Somos grandes amigos.

¿Qué te están pareciendo Wu Lei, Ferreyra y Semedo?
Wu Lei es un gran jugador, como había demostrado en su país y con su selección, y me está sorprendiendo bastante, ya que tiene una capacidad de gol brutal y ojalá nos pueda ayudar en este aspecto. Alfa es un mediocentro defensivo muy bueno, joven, pero con muy buenas condiciones y ‘Chuky’ siempre ha demostrado que es un goleador. Los tres son muy buenos compañeros y esto es algo que se valora en este grupo. Creo que son tres buenos refuerzos que nos ayudarán a conseguir los objetivos marcados.

Última hora
Galerías de fotos
¡A EUROPA!
Encuesta del 17/05/2019

¿Qué le parece la campaña abonos del club para la próxima temporada?

70.7%
27.3%
2%