Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SEVILLA-ESPANYOL (2-2)

Un punto con un valor enorme

El Espanyol fue a más y supo remontar el gol de Ocampos, pero con inferioridad numérica el partido se le hizo largo y no pudo mantener la victoria

Jordi Luengo Jordi Luengo
16/02/2020

 

El Espanyol logró un empate muy valioso en el Sánchez Pizjuán en un partido en el que fue de menos a más, y que al final se le hizo largo. Acabaron sufriendo, tras la expulsión de Víctor Sánchez, para lograr un importante empate y agrandar las dudas del actual Sevilla. Abelardo avisó en la previa que si solo dependían de Raúl de Tomás sería difícil lograr la salvación y el equipo recogió el guante. Entendió a la perfección el mensaje del técnico realizando un gran buen partido y demostrando que hay vida más allá de De Tomas. Todos quisieron sumar.

El encuentro suponía un auténtico examen para el Espanyol y, sobre todo, para los jugadores que reemplazaban las importantes bajas de Dídac, David López y De Tomás. La ausencia de estos dos últimos, a última hora por unas molestias físicas, fue todo un contratiempo para Abelardo que modificó su esquema a un 4-2-3-1 con Darder en la media punta, Embarba y Wu Lei en las bandas, y Calleri solo arriba.

Diferencia de calidad
Los espanyolistas querían dificultar la salida del esférico del Sevilla presionándoles bastante arriba, mientras que los de Lopetegui buscaban contrarrestarlo con ritmo, velocidad y un juego vertical. Sin un claro dominador, el Espanyol avisó en una gran acción de Embarba y Darder, pero Wu Lei la desaprovechó al estar algo lento. Y la calidad que le faltó al chino, la tuvo un minuto después Suso. El gaditano le puso un centro perfecto a Ocampo para que el argentino, tras ganarle la espalda a la zaga, la picara de cabeza al fondo de las redes. El partido se complicaba en una acción aislada en la que faltó contundencia, al dejarles centrar y rematar solos. Despiste y gol.

El Espanyol, pese al contratiempo del tanto, empezó a mejorar sus prestaciones. Poco a poco fue asomándose en ataque y tenía más posesión de balón. Wu Lei lo intentó con un cabezazo y la defensa local despejó un balón peligroso ante la presencia de Calleri y Embarba,

Estalla la polémica
Y en el minuto 29 se produjo una acción muy protestada por ambos equipos. Calleri se quedó mano a mano con Vaclik y, cuando se disponía a chutar, cayó al meter Sergi Gómez la pierna. El árbitro no señaló nada, pese a la claridad de la acción, pero ante las protestas de los pericos y la llamada del VAR rearbitró su decisión señalando falta en la frontal del área y amarilla para el central, pese a ser roja. Embarba ejecutó la falta salvando el salto de la defensa con un tiro raso. Con el empate el Espanyol, que iba a más, se creció y se sentía cómodo, mientras que el Sevilla se desconectó del juego.

Si el primer tiempo finalizó con buenas sensaciones para los espanyolistas, el segundo no podía arrancar mejor. Un pase en largo lo prolongó Calleri con la cabeza a la frontal del área para que Wu Lei, tras controlar, superara a Vaclik con un buen disparo. Los de Abelardo empezaban golpeando fuerte y desatando los pitos en la grada. Y los siguientes minutos dieron paso a la mejor versión perica. Embarba tuvo el tercero en un lanzamiento de falta y Diego Carlos evitó que Calleri pudiera rematar ante el portero local.

Expulsión y a sufrir
Todo parecía controlado, pero la expulsión de Víctor Sánchez, a falta de 20 minutos, le dio emoción al encuentro y espoleó a un Sevilla perdido y sin personalidad para darle la vuelta al partido. Con uno menos tocó apretar los dientes. Trabajar. Y sufrir. No quedaba otra.
El partido se estaba haciendo largo. Lopetegui quemó todas sus armas, poniendo toda su pólvora en el verde y en una contra, Suso, logró el empate. Se perfiló para su pierna buena y disparo fuerte al palo corto de Diego López. El Sevilla comenzó a creer que la remontada era posible. El gol les dio alas, pero el Espanyol supo achicar agua. Tocaba pasarlo mal, pero con una gran actitud cerró todas las vías y cuando no llegaron los jugadores de campo lo hizo el meta de Paradela al sacar una mano para evitar que entrara un disparo de Jesús Navas. Al final se logró un gran punto y, aunque queda un camino largo por recorrer, la actitud dejó muchos motivos para creer.

Última hora
Galerías de fotos
ESPANYOL-ATLÉTICO (1-1)