Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA A CARLOS KAMENI

"Pochettino no me quería y provocó mi salida"

Le han cerrado las puertas en el Fenerbahce casi de la misma manera que le sucedió en el Espanyol durante la temporada 2011-12 y que precipitó su salida de Cornellà tras siete años

Jordi Luengo Jordi Luengo
20/01/2019

 

Con el mercado de invierno se abre una puerta de esperanza para aquellos jugadores que por distintos motivos no están teniendo protagonismo en sus equipos y buscan tener minutos en otro sitio. Y estas dos semanas que quedan de enero son muy importantes para Carlos Idriss Kameni (18 de febrero de 1984). El exespanyolista está viviendo la cara amarga del fútbol en el Fenerbahce turco, ya que lleva todo el curso en blanco al no ser inscrito en ninguna competición. Le han cerrado las puertas del equipo casi de la misma manera que le sucedió en el Espanyol durante la temporada 2011-12 y que precipitó su salida de Cornellà tras siete años.
En el verano de 2004, Kameni, con solo 20 años, llegó a Montjuïc con el aval de Tommy N’Kono. Era una apuesta de futuro, pero la marcha de Toni Jiménez hizo que los acontecimientos se precipitarán y fuera titular en las 38 jornadas ligueras, destacando por sus grandes reflejos, agilidad y rapidez en sus movimientos. Pese a su juventud, el camerunés ya era internacional con su selección y había ganado un oro olímpico en Sydney 2000.
Kameni no tardó en ganarse a una afición que pronto conectó con él. Pero tras siete temporadas defendiendo la portería perica -llegó a jugar 222 partidos de liga- en el 2011 todo empezó a torcerse. Su mala relación con Mauricio Pochettino propició que dejara la entidad en enero de 2012 y fichara por el Málaga. Ahora, cuando se cumplen siete años de su salida, mantiene intacta la ilusión de poder regresar al club que más le ha marcado.

Este mes de enero ya se cumplen siete años desde que dejaste el Espanyol.
Ha pasado ya mucho tiempo, pero el gran cariño que siento por el club sigue intacto. Fue una etapa que me marcó. La gente en Málaga, pese a que también me han querido mucho, me decía que sabían que mi familia era el Espanyol, ya que cuando volvíamos veían el trato que me dispensaba la gente.

Al irte de Cornellà, en enero de 2012, dijiste que era un hasta luego. ¿Es posible regresar?
Creo que sí. Siempre ha sido mi deseo y en el club lo saben. Creo que era un hasta luego por todo lo que me llevé en el corazón y lo que había dejado allí.

¿En algún momento ha existido la posibilidad real de regresar?
Siempre he sido muy claro con ellos. Si el Espanyol me necesita que no dude ni un minuto en llamarme porque estoy dispuesto a venir. Si existiera la posibilidad y quieran ver cómo estoy físicamente, vengo una o dos semanas a entrenar para que comprueben mi estado de forma. Siempre que ha habido algún rún rún sobre la portería he dejado claro que aquí estoy por si me quieren. Antes, cuando estaba Pau López entendía que era un portero con una gran progresión y no quería alterar los planes de la portería, pero en estos momentos, la situación es distinta y todo es posible.

Roberto acaba contrato a final de temporada.
Sí, lo sé. Por eso, ¿por qué no puedo regresar? Si al club le puede preocupar que Roberto salga ahora, ya les he dicho que no le pongan freno a su salida, ya que estoy dispuesto a fichar. Nunca he escondido que me gustaría regresar. Los que hemos jugado en el Espanyol sabemos que aquí tenemos una casa, ya que hemos recibido un trato muy familiar. Solo hay que ver cómo en los últimos tiempos han ido volviendo jugadores y exjugadores.

¿Sigues teniendo relación con gente que está en el club?
Sí, con bastantes de mi etapa. Habló con Óscar Perarnau, Raúl Tamudo, Calzón, con quien precisamente el martes estuve charlando un rato con mensajes… Por supuesto con mi padrino Tommy, con Jordi el utillero, Sergio García, Javi, Darder…

¿Hablas mucho con Tommy?
Sí, casi cada día. Seguimos manteniendo una gran relación.

¿Cuál es su secreto para que mejore a todos los porteros?
Que es muy bueno. Siempre he dicho que teníamos unos entrenadores de porteros cojonudos con Tommy y Javi García, y hace unos años lo dejé muy claro en una entrevista cuando Pochettino lo quería echar para poner a Toni. Le comenté a Dani (el presidente) que si se iba, yo también me marchaba; no podía ser que se fuera un fenómeno como él para poner a alguien por amistad. Sus números están claros y ha mejorado a todos los porteros que han pasado por él. Los de fuera crecimos e hizo internacionales a porteros de la casa como Biel Ribas, Edgar Badía, Pau…

Apostó fuerte por ti cuando solo tenías solo 20 años. ¿Qué le debes a N’Kono?
Todo. Él fue el que me dio la oportunidad de venir al Espanyol. Siempre ha confiado en mí y sé que si algún día bajo los brazos será el primer decepcionado. Por eso, mi forma de agradecerle todo lo que ha hecho por mí es intentando estar siempre al máximo nivel.

A tus 34 años, ¿te ves aún bastante tiempo jugando?
Si me respetan las lesiones sí. Si ahora me vieras, fliparías, soy como el buen vino. (Risas) Con la experiencia he aprendido a cuidar mucho más los detalles. Físicamente me encuentro mejor que hace diez años.

El fútbol no es del todo justo y jugadores implicados en un club y queridos por la afición a veces se han de ir por la puerta de atrás. ¿Por qué se fue Kameni del Espanyol?
No me fui, me hicieron salir. Aquí era muy feliz.

¿Quién te hizo salir?
En verano de 2011, cuando Luis Enrique e Iván de la Peña ficharon por la Roma, estuve cerca de ir a Italia, pero al final no se hizo. Para entonces Pochettino ya no me quería. Había hecho limpieza en la plantilla y no quería ver a nadie de su época en el vestuario. Por eso provocó mi salida. La gota final fue a mitad de enero cuando teníamos que jugar una eliminatoria de Copa ante el Córdoba y, estando yo en condiciones de jugar, apostó por Edgar Badía ya que Kiko estaba sancionado. (Ese día Cristian Álvarez estaba lesionado y Pochettino convocó a Edgar y Dinu en lugar de Kameni). No dieron la lista de convocados, ya que estaban pendientes de si levantaban el castigo a Kiko y dijeron que yo ya había fichado por el Málaga, pero no era verdad. Ese partido lo vi desde la grada de Cornellà y con esa decisión me forzaron a salir. No me dejaron ni hacer una rueda de prensa para despedirme de todos. Pero todo venía de antes.

¿Cómo? Cuéntanos.
En el partido del adiós de Tamudo no lo quiso poner y en una rueda de prensa dije que me parecía inhumano hacerle eso a Raúl. Con esa declaración me empecé a buscar problemas con él.

Por lo que me cuentas, ¿si no hubiese existido ese choque con Pochettino podrías seguir en el Espanyol?
Puede ser. Yo era feliz y el club estaba contento conmigo.

¿Crees que el técnico no fue valiente contigo?
Lo que puedo decir es que los números hablaban a mi favor. En la última temporada completa que estuve en el Espanyol, en el inicio del campeonato no jugué algunos partidos, pero tras perder contra el Deportivo, Pochettino me volvió a poner y ya no que quitó. No me podía decir nada por mi rendimiento. Estaba ofreciendo un buen nivel. Además, no se puede decir que mis problemas fueran por un tema de dinero, ya que llegue hacer incluso favores al club. En el primer año en Cornellà acababa contrato y renové en un hotel de Bilbao con Dani, que es muy buena persona. Lo hice dándole la mano delante de su hermano sin la presencia de mi representante. Por todo esto no se puede decir que mi salida fue un tema de club, sino solo del míster.

¿Tu marcha, entiendo, que fue el peor momento que viviste en esos siete años?
El peor, pero no el más duro. Lo más duro, sin ninguna duda, fue el fallecimiento de Dani Jarque. Fue triste tener que irme sin poder despedirme y por eso ojalá pueda volver, jugar y despedirme en el campo.

Siempre es mejor quedarse con las cosas buenas y tú viviste muchas en el Espanyol, ¿no?
Sí, la verdad es que sí. No te podría nombrar solo una, ya que hay muchas empezando por el día de mi firma, la Copa del Rey que ganamos en Madrid… Fueron años muy bonitos.

En todos estos años es difícil recordar un Kameni triste.
Siempre he sido un chico alegre. Me levantaba con alegría para ir a trabajar en una casa como el Espanyol donde la gente me quería ver, y desde primera hora todos los auxiliares querían ayudarte y facilitarte las cosas. ¡Qué podía pedir más!

En tus siete años como perico, ¿cuál es el mejor jugador con el que compartiste vestuario?
De la Peña, sin duda. Tenía mucha calidad. Después hubo otro, y alguna vez lo he hablado con el propio Iván, que tenía muy buena pinta, pero no estaba centrado de cabeza y por eso desapareció, Jonatas Domingos.

Ahora sigues al equipo como un perico más. ¿Cómo lo estás viendo?
El inicio de campeonato fue muy bueno, aunque después ha sufrido un importante bajón. Es un buen grupo y ojalá pronto vuelva a encontrar esa dinámica positiva y logre acabar el campeonato en lo más alto posible de la tabla.

Para eso, algunos, como Darder, han de recuperar su mejor versión. Tú que lo conoces de Málaga, ¿cómo lo ves?
Sergi tiene mucho potencial. Tiene que estar con confianza, como ya ha demostrado durante algunas fases, y no ponerse más presión. Muchas veces queremos dar galones a los buenos jugadores, pero a veces es mejor aislarles un poco y que la responsabilidad de llevar el peso recaiga sobre los más veteranos.

Ya que ha salido el Málaga, con el conjunto malagueño debutaste en Cornellà. ¿Cómo recuerdas ese día?
Fue una experiencia agridulce. Volvía a casa, pero quería ganar el partido para fastidiar a Pochettino. Sí, es verdad, lo pensé así. Pero por otro lado si ganaba fastidiaba a la afición del Espanyol y eso no me gustaba.

Ya en La Rosaleda se repite un poco la historia y tras cinco años te invitan a salir después de ser titular en las últimas tres campañas. ¿Está siendo el fútbol un poco injusto con Carlos Kameni?
Sí, a veces lo pienso. Pero lo positivo es que, pese a salir de esas maneras, la gente vio y sabe que no fui el culpable de esas situaciones. Las dos veces me obligaron a salir.

Siempre opinaste que querías un Espanyol más ambicioso. ¿Esperabas que con la llegada de Chen Yansheng el club hubiera crecido más en el aspecto deportivo?
Sí, porque hay que demostrar que deseamos algo más. No hay que hablar de permanencia, hay que ir a morder en la Liga y a tope a por una competición como la Copa del Rey. Tuve la suerte de ganar una Copa y es un partido muy bonito que disfrutas mucho con tu afición.

Ahora hace un tiempo que no vienes por Cornellà, pero ¿que sientes cada vez que pisas el estadio?
Se me sigue poniendo la piel de gallina. Son muchos recuerdos.

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 13/09/2019

A qué daría prioridad ¿a LaLiga o la Europa League?

31.1%
0.8%
68.2%