Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA A CAPDEVILA

“No me enteré del gesto de Iniesta a Jarque hasta el día siguiente”

“Esa camiseta es un tesoro. Emocionó verla en Sudáfrica y sigue haciéndolo en Cornellà”

Jordi Luengo Jordi Luengo
11/07/2020

 

Este sábado se cumplirán 10 años del gol más importante del fútbol español, el que marcó Andrés Iniesta en la final del Mundial de Sudáfrica y que dio pie a la celebración más humana de la historia de la Copa del Mundo y, posiblemente, de cualquier torneo deportivo. El mensaje de ‘Dani Jarque, siempre con nosotros’ escrito en su camiseta emocionó a todo el espanyolismo y gran parte de los aficionados al fútbol. Iniesta, que había vivido un año complicado tras el fallecimiento del capitán del Espanyol, preparó el mensaje a conciencia. Quería que uno de los mejores amigos que le había dado el fútbol, y que había fallecido el 9 de agosto de 2009, pudiera estar presente en el que podía ser el día más grande para los aficionados al fútbol de nuestro país. No pensó en él. Pensó en su gran amigo.

El propio Iniesta, que había reconocido que con esa muerte empezó su caída libre, con ese gol recuperó su confianza y se ganó para siempre un lugar en el corazón de todos los pericos. En La Grada hemos querido recordar esas emotivas sensaciones que sentimos ese día y para eso hemos hablado con Joan Capdevila, el único perico que estuvo sobre el césped del Estadio Soccer City de Johannesburgo. Además, con ese título, el actual responsable de relaciones institucionales deportivas del club blanquiazul se convirtió en el primer, y hasta la fecha único canterano del Espanyol, que ha ganado un Mundial de fútbol.

Este sábado se cumplen ya diez años de ese inolvidable título en Sudáfrica que tuvo un momento muy especial para los pericos. ¿Qué te viene a la cabeza cuando lo recuerdas?
¡Ya diez años! Ganar un Mundial son palabras mayores. Si para mí ya era mucho ir convocado con 32 años, imagínate lo que fue ganarlo. Cambia mucho de verlo por la televisión a vivirlo en directo y encima levantando el título. Es muy difícil poder explicar todo lo que sentimos durante esos días en Sudáfrica. Por lo que a mí respecta, el haberlo ganado se lo debo, en gran parte, al Espanyol, ya que fue el club que apostó por mí y me dio la oportunidad de poder ser profesional. Si no hubiera fichado cuando era un juvenil, seguramente no habría podido vivir todo eso.

Me dices que es complicado explicar lo vivido y a los pericos nos faltan palabras para expresar lo que sentimos en esa inolvidable celebración de Iniesta. ¿Cómo lo viviste?
Si te soy sincero, ni me di cuenta del mensaje que llevaba escrito en la camiseta. Con toda la euforia que hubo y la piña que montamos tras el gol, no pensabas en nada. Solo que era el minuto 116 y el título estaba mucho más cerca. No vi el mensaje hasta el día siguiente. Hace 10 años no había tanta actividad en las redes sociales y las noticias e imágenes no circulaban a la velocidad de ahora. Es de agradecer ese gran gesto que tuvo con su amigo. El espanyolismo no olvidará nunca esa dedicatoria. Desde ese día, Andrés siempre ha sido muy bien recibido en el RCDE Stadium. Con esa iniciativa demostró la gran persona que es.

¿Alguien sabía que llevaba esa dedicatoria?
Yo no tenía ni idea. Creo que nos sorprendió a todos, diría que no lo sabía nadie. Mientras nos estábamos cambiando en el vestuario había mucha concentración, ya que era el partido más importante de la historia del fútbol nacional. Solo piensas en el partido, por eso creo que la mayoría, o toda la expedición, no nos dimos cuenta.

Como perico, ¿qué sentiste al día siguiente al ver el mensaje en la camiseta?
Se me puso la piel de gallina. Fue un gesto muy bonito y, sobre todo, humano. Y más viniendo de un jugador del Barça. La rivalidad entre los dos equipos siempre ha existido, y así debe seguir siendo, pero estos gestos hacen que algunas cosas se vean de otra manera. No es que sirvan para acercar más a las aficiones, pero sí que crean un vínculo especial. Mostrar esa camiseta en una celebración tan importante será recordado siempre en la historia del fútbol y propició que la afición del Espanyol siempre se lo haya agradecido con grandes recibimientos. ¿Cuando se ha visto que los pericos hayamos aplaudido a un jugador del Barça? Nadie pensaba que esto pudiera ocurrir nunca, pero Andrés lo logró.

¿Qué le dijiste a Andrés?
Le comenté muchas cosas que ahora no recuerdo bien, pero la que no he olvidado fue cuando le solté ‘la que has liado’. Y es que fue muy gorda. Cuando llegamos a Madrid nos dimos cuenta de la repercusión que tenía todo eso. Habíamos conseguido algo muy grande. Nos sorprendimos. Lo que tampoco se me olvida es que cuando fuimos a los actos protocolarios; creo que fue Zapatero, que era el presidente del gobierno en ese momento, que le hizo hablar y con lo tímido que era él para expresarse en público, lo primero que soltó fue ‘si lo sé no marco’. No sabía hablar en público. Le costaba mucho.

Sin haber ningún jugador del Espanyol presente en esa cita, el club tuvo un protagonismo que nadie esperaba en ese título y fue, y siempre será, un Mundial muy especial para el espanyolismo.
Yo no sé qué pensar de todo lo que sucedió en esa final. Que el único jugador que llevaba una camiseta dedicada a Dani Jarque fuera el autor del gol de la victoria, me hace pensar que Dani de alguna manera estaba presente. Como si después de su trágica muerte se le hubiera elegido para que estuviera en el día más grande del fútbol español. Es como si estuviera animando y empujando desde algún sitio para que su amigo marcara el gol que nos dio el título y él fuera partícipe de todo. Son muchas casualidades. Fue como si el destino le hubiera preparada a Jarque, su familia y al Espanyol algo especial después del duro golpe sufrido con ese injusto fallecimiento. Había muchos jugadores con más gol que Andrés, pero fue él el que vio puerta. Como si una fuerza divina hubiera intervenido en la jugada.

El eterno ‘21’ perico, sin esa trágica muerte, hubiera tenido muchos números para estar entre los seleccionados y, con lo que pasó, fue como si hubiera estado presente, ¿no?
Era el capitán del Espanyol y uno de los jugadores más importantes del equipo. Estoy seguro que hubiera estado entre los elegidos. Era su Mundial y al final, con ese gesto tan humano, se convirtió en el Mundial de todos. Siempre será recordado.

¿Qué sientes cada vez que ves esa camiseta en el RCDE Stadium?
Un gran recuerdo por lo que logramos. Lo primero que me viene a la cabeza es que esa camiseta estuvo en Sudáfrica, siendo protagonista en la final del Mundial, y que ahora está en un lugar muy especial para los pericos; en el RCDE Stadium junto a un mural y una estatua que recuerdan a Jarque. Es un gran tesoro que muchos quisieran tener. Es algo muy valioso que Iniesta quiso regalar al Espanyol para que toda la afición pudiera disfrutar de ella. Si el gesto en la celebración del gol fue muy grande, el de cederla al club estuvo a la misma altura. Emocionó verla en el momento del gol y sigue haciéndolo al verla ahora.

¿Ese gesto demuestra que en el fútbol hay también una gran parte humana?
Lo que más se ve es que es un mundo donde hay mucho dinero en juego del que vive mucha gente, pero no se puede olvidar el lado humano. Y estas amistades son lo que queda al final y lo más bonito de todos estos años. Los que hemos sido futbolistas, siempre que nos preguntan una vez retirados con qué cosas nos quedamos de nuestras carreras, solemos decir que con los amigos que hemos hecho durante esta etapa por encima de los títulos. Durante estos años haces amistades muy bonitas que perduran toda la vida.

Ya que comentas esto de las amistades. Toni Soldevilla manifestó el otro día en una entrevista a Panenka que lo que vives en Primera es precioso, pero el fútbol de verdad es en las etapas iniciales, donde haces grandes amigos. Y tú eres uno de los que sigue teniendo contacto con él.
Esto es cierto y estoy totalmente de acuerdo con lo que dice. Los títulos no lo son todo y algunas amistades llenan mucho más. Yo sigo hablando con Soldevilla y compañeros de esa etapa en el Espanyol B, y de vez en cuando hacemos alguna cena para recordar nuestras batallas. Y esto es muy grande. En la vida todos hemos tenido problemas, pero lo importante es levantarse y seguir adelante. Y eso es lo que ahora debemos hacer en el Espanyol. Vamos a vivir un descenso después de 27 años y no queda otra que estar más unidos que nunca para superar este mal momento. La vida sigue. Hemos tocado fondo y hay que trabajar para recuperar la ilusión lo antes posible. No podemos quedarnos parados lamentándonos de lo que nos ha pasado, sino que hemos de trabajar para volver el próximo año a Primera. El fútbol, al igual que la vida, no espera a nadie.

Además de ese gesto de Iniesta, el otro toque perico en Sudáfrica fue tu presencia. ¿Cómo llevas eso de ser el único canterano del Espanyol que ha ganado un Mundial?
Con mucho orgullo. Soy consciente de que estábamos solo 23 jugadores y que somos los únicos españoles que tenemos este trofeo entre muchos millones. Y con esto queda todo dicho. Hicimos historia. Quizás en el futuro se ganen más mundiales, y ojalá así sea, pero el primero siempre será el nuestro y esto no nos lo quita nadie. Siento una gran alegría al hablar sobre ese Mundial. Estoy muy orgulloso de que un perico como yo haya jugado esa final, pero de lo que se trata es que en el futuro algún otro futbolista salido de nuestra cantera también pueda ganarlo, y no se quede solo en Joan Capdevila. No sé si será posible, ya que ahora estamos un momento complicado, pero la cantera del Espanyol siempre ha sido de las más reconocidas del país y ha sacado muchos jugadores para jugar en Primera. Jordi Lardín, Raúl Tamudo, Sergio González… también fueron internacionales y hay que trabajar para que en el futuro sean más.

Con estos dos últimos que me citas empezaste a asentarte en el primer equipo perico y viviste esa inolvidable Intertoto de 1998 en la que saliste de España por primera vez. Cuanto camino recorrido desde esos días...
Fue mi primer viaje al extranjero y sufrí mi primera expulsión. Me lo tomé como una aventura, ya que era todo novedoso. ¡Viajar en avión ya era de alto standing para mí! Esas experiencias sirvieron para mucho y nos dejó muchas anécdotas. Recuerdo que para ir a jugar a Auxerre volamos de Barcelona a París, en un viaje que el avión se movió mucho; Paco Flores estaba cogido al asiento, a la mesa y ni la azafata lo podía cambiar. Desde ese día el fútbol me ha dejado muchas vivencias. Era la primera vez que salía de casa. Nunca había cogido un avión y ahora ni sé las veces que lo he hecho. El fútbol me ha permitido ver mucho mundo.

Entonces, ¿cansado de tanto viaje en avión?
En el momento que eres profesional tener que volar es casi como tomar un café. Te acostumbras y es algo muy normal. Viajar, competir y regresar se hacen compañeros inseparables en tu vida durante bastantes años. 

Última hora
Galerías de fotos
COPA DEL REY DEL 2000
Encuesta del 31/07/2020

De los jugadores que pueden salir del equipo, ¿cuál cree que debería quedarse?

7%
15.7%
4.5%
3.6%
59.8%
9.4%