Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRÓNICA ATHLETIC-ESPANYOL (1-1)

Nadie salió contento

Empatar en San Mamés siempre es un buen resultado y más con las importantes bajas con las que llegaba el Espanyol, pero cuando vas tanto rato ganando el sabor es agridulce

Jordi Luengo Jordi Luengo
08/03/2019

 

Empatar en San Mamés siempre es un buen resultado y más con las importantes bajas con las que llegaba el Espanyol, pero cuando vas muchos minutos por delante en el marcador, el punto sabe algo agridulce, pese a tratarse de un marcador de mérito en el campo de un equipo que desde la llegada de Gaizka Garitano ha convertido su feudo en un fortín. El empate no dejó a nadie contento: los pericos porque se veían con el triunfo, tras no pasar excesivos apuros, y los locales porque buscaban el triunfo tras perder en Valencia.

Con el regreso de Naldo al eje de la defensa en lugar del lesionado David López; la novedad de Javi López en el lateral izquierdo y la presencia de Granero y Ferreyra por Darder y Borja Iglesias, respectivamente, el Espanyol salió con la intención de seguir sumando y escalar posiciones ante un Athletic que desde la llegada de Gaizka Garitano es otro. No tiene nada que ver con el equipo de la primera vuelta. Los locales salieron muy enchufados, ejerciendo una presión muy alta que sorprendió al conjunto de Rubi, aunque a las primeras de cambio los blanquiazules se adelantaron en el marcador. Primera llegada y barraca.

Ferreyra se estrena
Granero condujo un balón hasta la frontal del área, levantó la mirada y centró para Wu Lei asistiera con la cabeza a Ferreyra para que fusilara a Herrerín. En una gran acción de equipo, el delantero argentino demostró que es un auténtico goleador de área. En su primera titularidad solo necesitó nueve minutos para superar la meta rival.

Con el marcador en contra los locales se adueñaron del centro del campo, tenían la posesión del esférico y llevaban la iniciativa, aunque se encontraban con un Espanyol bien posicionado sobre el verde y que parecía esperar a volver a hacer daño en una contra. Pero esto era peligroso. Los blanquiauzles, ante la fuerte presión rival, no tenían el balón y se les hacía casi imposible salir a la contra. Los centrocampistas no tenían espacios para encontrar a sus compañeros más adelantados y acercarse a las inmediaciones de Herrerín. Sin Darder costaba más sacar el esférico jugado. Eran minutos de cierto sufrimiento para los pericos, aunque los remates de Williams, Íñigo Martínez y Susaeta no llevaban demasiado peligro al marco de Diego López, que tuvo su mejor intervención al sacar un remate de este último. En medio de este asedio local, Wu Lei cabeceó una falta lanzada por Granero que el meta detuvo sin problemas. Tras una intensa primera parte, el Espanyol se iba a los vestuarios con un marcador mucho mejor que el juego realizado.

Los blanquiazules volvieron al campo con la intención de tener más balón y en los primeros minutos tocaron más que en el primer tiempo. Las sensaciones era que algo estaba cambiando y Ferreyra pudo ayudar a que el cambio fuera más grande, pero le faltó velocidad para definir ante Herrerín. De todas maneras, la posición era dudosa y el VAR podría haber anulado el gol en caso de que hubiera superado la meta rival. Con el paso de los minutos, el Athletic empezó a pisar el acelerador y poner cerco a un rival que estaba rindiendo a un gran nivel en el aspecto defensivo. No dejaban espacios, y Naldo y Hermosos se mostraban imperiales en el juego aéreo. Pero les faltaba pegada.

Wu Lei tuvo el segundo
El Athletic no acababa de crear ocasiones claras y el conjunto de Rubi, en la segunda que tuvo, pudo volver a marcar. Wu Lei, dentro del área pequeña, remató fuera una buena asistencia de Marc Roca. Con Muniain tapado, a los locales les faltaban ideas y se limitaban a colgar balones. Raúl García e Ibai avisaban y fueron ellos los que se convirtieron en los protagonistas del gol. Un centro perfecto de Ibai lo cabeceó Raúl ajustado al palo.

Con el empate San Mamés enloqueció y rugió como nunca, pero los blanquiazules supieron aguantar y llegaron a tener una buena oportunidad, pero Puado no pudo controlar un balón cuando se quedaba solo ante el meta rival.

Última hora
Galerías de fotos
¡A EUROPA!
Encuesta del 17/05/2019

¿Qué le parece la campaña abonos del club para la próxima temporada?

70.7%
27.3%
2%