Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

los dos tienen inquietudes más allá del balón

Moisés Hurtado y Jacinto Elá, unidos más allá del fútbol

Ambos coincidieron cinco años en el fútbol base perico, pero es ahora cuando se han conocido de verdad. Y tienen muchas cosas en común.

Carlos Fanlo
26/06/2017

 

Reunimos a dos buenos amigos como son Moisés Hurtado y Jacinto Elá en la cafetería ‘Petit à petit’, para hablar de sus carreras deportivas y de fútbol, siempre con el Espanyol de fondo. Una charla amena en la que hubo tiempo para todo: por qué uno se mantuvo tanto tiempo en la élite y el otro no, la situación actual del fútbol, el papel de los representantes, la retirada de ambos... Dos exjugadores con intereses en común que van más allá del deporte rey.


Uno llega a la elite y el otro se queda en el camino. ¿Suerte, paciencia, perseverancia...?
Moisés: Dicen que el tren pasa una vez; yo creo que lo hace tres o cuatro y has de aprovechar una de ellas. Tener la cabeza amueblada, que te respeten las lesiones, la autodisciplina... Cuando te lo cuentan a los 18 crees que son pamplinas, pero en el fondo sabes que son importantes. ¡Ah! Creo que Jacinto sí que llegó a la elite...

Jacinto: No, no llegué. Estaba en el Southampton y nunca jugaba; a pesar de tener el número 23 era como si tuviera el 39. No me consideraba jugador de Primera División.

¿Se apresuró Jacinto Elá en marcharse?
J: Creo que era el momento. Donde me apresuré fue en el Southampton a la hora de pedir que me cedieran, algo que hice con 20 años tras la primera temporada. Yo solo quería jugar pero ahora me pregunto que dónde iba tan rápido. Fue un gran error marcharme a préstamo al Hércules, porque a pesar de que allí la gente me adoraba, era un club con aires de grandeza en una situación complicada y no había paciencia.

M: Eso es relativo. Yo me marché cedido en una época en la que estaba medio desahuciado porque en el filial ya había cumplido una etapa y no tenía sitio en el primer equipo. En el Eibar jugamos una buena campaña, pero me llegaron rumores de que no contaban conmigo en el Espanyol. Pero se dan una serie de circunstancias y continuo en el club.

Has escrito un libro en el que tocas muchos temas de la vida del futbolista. Por lo que cuentas, da la sensación que en ocasiones no disfrutaste del fútbol.
J: Hasta los 21 me divertí mucho, incluso en Southampton. Pero tenía muy claro que si con 24-25 años no estaba en Primera, me retiraba. Aguanté hasta los 26; mucho me había separado de mi familia como para aguantar hasta los 30 jugando en Segunda B o Tercera. Mi visión era muy romántica, o todo o nada.

M: Mi concepto del fútbol era muy diferente, para mi era un trabajo, una forma de poder subsistir, y si tenía que jugar en Segunda o en Segunda B no tenía ningún problema. No me ponía ninguna meta, pero tampoco me esperaba llegar hasta donde llegué.

* El resto de la charla perica con dos futbolistas surgidos de la cantera perica lo podrá leer en la edición papel de este lunes 26 de junio

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 13/09/2019

A qué daría prioridad ¿a LaLiga o la Europa League?

26.3%
4.2%
69.6%