Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA A JAVI CHICA

“Me motivó ir a la Grama a jugar de pivote”

En el fútbol base del Espanyol jugaba en esa posición antes de cambiar al lateral. A sus 33 años sigue disfrutando en Tercera: “El fútbol es pasión y diversión”

Roger Macías Roger Macías
26/09/2018

 

Javi Chica, que pasó casi media vida en el Espanyol, a sus 33 años aún sigue dando guerra y mandando mucho sobre el terreno de juego. Ahora lo hace en la Fundació Esportiva Grama que preside Antonio Morales, después de plantearse la retirada este verano. En el club de Santa Coloma se ha reencontrado con Emilio Montiagut, el técnico que cuando Chica jugaba en el Infantil B del Espanyol le cambió de posición, poniéndole de lateral derecho, donde ha hecho carrera (jugaba de pivote). Y curiosamente en la Grama vuelve a jugar de mediocentro, algo que vive como un reto. Además, se está sacando el último nivel de entrenador.

¿Qué te llevó a fichar por la Grama?
Después de haber estado en la elite, tras bajar a Tercera con el Llagostera estaba cansado psicológicamente. Pensé en la retirada. Tuve oportunidades para ir a jugar en Madrid o Valencia, en Segunda B, pero no me apetecía. No quería salir de Barcelona, tengo una niña pequeña y mi mujer está trabajando. Antes de acabar la temporada, Emilio Montiaguat ya me dijo si quería jugar con ellos en Tercera, que podía aportar experiencia. Aún no habían subido pero iban líderes. No estaba seguro. Pero tras acabar la temporada acepté. Además, los horarios de los entrenamientos me lo permiten compaginar con el carnet de entrenador.

¿Cuál es el objetivo? Sois un recién ascendido pero Morales habló del play-off.
El que manda es el presidente y si lo dice, este es el objetivo. Llevan cuatro ascensos seguidos y será difícil, pero se ha hecho una plantilla para ello, aunque todo lleva su curso. Es un equipo nuevo y se necesita tiempo para conjuntarse.

Os está costando el inicio de competición.
Sí, pero no es como se empieza sino como se acaba. Hay que tener un poco de paciencia. Tampoco estamos teniendo suerte. Hay que mejorar en los inicios de los partidos, en cuatro hemos encajado goles rápido. Defender, con trabajo, lo puede hacer cualquiera, pero atacar es más difícil y estamos generando ocasiones. Hay que quedarse con eso.

¿Y a nivel individual cómo te sientes?
Bien, aunque con 33 años ya no te recuperas de la misma manera. Siempre he sido un jugador diesel que con los partidos me he ido encontrado mejor. Pero puedo y debo aportar más. Yo no voy a los sitios a pasar el tiempo. Tengo un sueldo y me lo tengo que ganar. Las cosas pueden salir bien o mal, pero lo que no puede faltar es trabajo.

¿Eres uno de los líderes del vestuario?
Nunca me ha gustado ser un líder en el vestuario, me gusta serlo en el campo. Me gusta corregir a mis compañeros, mandar, animar y abroncar si es necesario, lo llevo dentro. Intento ayudar al equipo.

¿Ahora vives el fútbol con menos presión?
Un jugador no puede sentir presión. El fútbol es pasión, diversión. Toda mi vida he jugado para pasármelo bien. Cuando llegas a Primera hay mucha gente viéndote jugar, pero no piensas que hay más presión. Aunque inconscientemente quizá se acusa.

¿Tienes cuerda para rato?
Quiero sacarme el tercer nivel de entrenador y el año que viene ya veré que hago. Esta opción de la Grama me atrajo también porque consideramos que jugara de pivote, posición en la que empecé a jugar al fútbol. Fue Emilio Montiagut en el infantil B que un día ante el Barça me puso de lateral derecho. Y a él mismo le ha parecido bien que juegue aquí de pivote. Me motiva, así puedo aprender otras cosas. Además, no he visto muchos entrenadores que sean porteros, porque desde su zona no se ve bien. Desde un lateral tampoco se ve mucho mejor, pero desde el centro del campo se aprende a leer mejor los partidos y eso está bien por si algún día soy entrenador.

¿Entrenar será tu siguiente reto?
Antes no me planteaba ser entrenador, pero siempre me ha gustado mandar en el campo y creo que me podría gustar. Lo intentaré, pero habrá que ver si se me da bien.

¿Te gustaría entrenar en Primera?
Como he jugado en Primera y sé lo que se vive ahí, aún tengo más ganas de llegar a entrenar en Primera.

El fútbol base del Espanyol podría ser una buena opción para empezar. Moisés y Lopo están ahí.
Y Julián López de Lerma desde hace tiempo. Es una opción y me encantaría porque el club lo siento como mío. Fueron 15 años pasando por todas las categorías. El Espanyol lo llevo muy dentro. Pero hasta que no tenga el carnet y acabe la temporada no se qué posibilidades habrá. Aunque siempre he pensado que me gustaría más entrenar a adultos, con los niños tienes que mantener las formas.

¿Qué entrenadores te han marcado?
Valverde me marcó mucho. Me hizo debutar en la izquierda siendo lateral derecho. Y también Rubi, con quien conseguimos ascender a Segunda B con el filial. Su manera de trabajar con su cuerpo técnico me gusta mucho, Aprendí mucho en las dos etapas que estuve con ellos -Valladolid-.

¿Y como ves al Espanyol?
Estoy muy contento que haya empezado bien el proyecto de Rubi, los puntos dan tranquilidad y así se le va a dejar entrenar. Porque si empiezas con dudas, queriendo ofrecer un juego muy vistoso con la posesión, siempre cuesta mas.

Tu padre solía ir a verte a los partidos. ¿Lo sigue haciendo?
Sí. A Sevilla fue mucho, a Valladolid también, a Llagostera... Y en la Grama también. Es el mejor fan que tengo. Pero mira, el día que debuté con el Espanyol, en la UEFA que di una asistencia -ante el Petržalka-. no pudo ir al campo. Nunca se pone malo y le cogió un buen ‘trancazo’.

Última hora
Galerías de fotos
VI GALA PERICO DE L'ANY 2018-19
Encuesta del 06/12/2019

¿Quién cree que es el principal responsable de la delicada situación del equipo en LaLiga?

28.8%
21%
50.2%