Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

un perico en el país del salmón

“Me dolió no tener una oportunidad”

Rufo, que brilla en el Sandefjord noruego, asegura que se le garantizó hacer la pretemporada con el primer equipo, pero no se dio

Carlos Fanlo @fanlillo
05/02/2019

 

Quién le diría a Rubén Herraiz ‘Rufo’ (Barcelona, 1993) cuando salió del Espanyol en el verano de 2017 que acabaría brillando en el fútbol noruego. “El pasado verano estaba sin equipo después de que el Mallorca, a falta de una semana para empezar la pretemporada, me comunicara vía carta que rescindía mi contrato. Comencé a entrenar por mi cuenta y surgió la posibilidad, aunque le di muchas vueltas porque tenía otras ofertas de Segunda B. Al final me aventuré”, explica el mediapunta formado en el fútbol base perico. Rufo milita en el Sandefjord, conjunto con el que no ha podido lograr la salvación pero en el que sin duda ha brillado: siete goles en 12 partidos. “A nivel personal no me puedo quejar, me adapté más rápido de lo que esperaba tanto a la liga como al equipo. Estuve cinco jornadas seguidas marcando y a un buen nivel”, destaca el futbolista, que está en el frío noruego en gran parte gracias a Martí Cifuentes, técnico del equipo y que insistió mucho en su llegada. “Me conocía de mi pasado en el Espanyol y mostró mucho interés, a pesar de que la liga noruega estaba a la mitad y yo llevaba dos meses sin competir”, subraya el canterano perico, preparándose para el inicio de un nuevo curso en la Segunda noruega; la competición del país nórdico se disputa de finales de marzo a noviembre. “El objetivo y el deseo es volver a la Elitteserien. Sabemos que las temporadas son muy largas, pero si seguimos en la línea con la que acabamos el pasado curso estoy seguro de que lo conseguiremos”. A Rufo le queda un año más de contrato y otro opcional, tiempo en el que deberá habituarse al frío. “Ahora lo estoy conociendo de verdad. ¡Estamos a -15 grados!”, cuenta el jugador, muy contento en su nueva casa. “Es un tipo de vida totalmente diferente a la que llevaba en Barcelona, pero siempre me ha gustado la tranquilidad. Entrenamos por las mañanas, comemos todos juntos en el estadio y la tarde es para mí”.

Espina clavada
Rufo esperaba que el Espanyol confiara en él tras regresar del filial del Málaga y ser importante en el equipo dirigido por aquel entonces por Lluís Planagumà durante dos campañas. “Hicimos una buena campaña con el filial en mi primer año tras volver e incluso debuté en Copa del Rey, uno de mis mejores recuerdos en mi etapa como perico. Tras ese curso, fui con el primer equipo a la gira por Bolivia y me nombraron MVP en uno de los duelos. Me fui de vacaciones con la promesa de que haría la pretemporada con el primer equipo, pero cuando volví se pusieron en contacto con otros compañeros y a mí no me dijeron nada. Fue una gran decepción, me dolió mucho que no se me diera ni una sola oportunidad”, asegura Rufo, que a pesar de ello continuó un año más en el filial, donde “las cosas no salieron como nos hubiese gustado y acabamos descendiendo”.
Tras salir del Espanyol recaló en un Mallorca obligado a volver a Segunda A. “Cada entrenador tiene sus preferencias, pero es muy duro jugar solo 55 minutos en 15 partidos”. Por ello, salió cedido al Badalona. “Allí recuperé la confianza y jugué buenos partidos”. Ahora la rompe en Noruega.

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 13/09/2019

A qué daría prioridad ¿a LaLiga o la Europa League?

31%
0%
69%