Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRÓNICA ESPANYOL-SEVILLA (0-2)

La liga es otra historia

Primera derrota de la era Gallego de un Espanyol que no pudo generar ante un Sevilla más efectivo

Marta Mendoza Marta Mendoza
18/08/2019

 

Esto no es la previa de la Europa League, no. El Sevilla no es el Stjarnan ni el Lucerna. Este sí fue un test de altura y la realidad, por mucho que hasta ahora todo hayan sido alegrías, es que el Espanyol no generó prácticamente nada ante un Sevilla que con poco tuvo suficiente para que los primeros tres puntos de la temporada volaran de Cornellà. Se entregó el conjunto perico y se le vio que quería, pero con eso no fue suficiente. La puñalada de Reguilón al filo del descanso acabó siendo mortal. Este equipo volvió a conocer la cruda realidad, a ver cómo se las gastan equipos como el Sevilla.

Arrancó LaLiga en el RCDE Stadium con un Espanyol muy metido, demostrando tener las cosas muy claras y permitiendo unos primeros minutos de tanteo ante un Sevilla que, tal y como ya se esperaba, se hizo con la posesión del balón. Pese a ello, no concedió espacios un cuadro perico que tuvo en el área técnica a un Gallego entregado que no paró de dar indicaciones. Aplaudió, se enfadó… Pero fueron varias veces las que en su rostro se apreció aprobación y satisfacción. Algo merecido visto el buen papel que desempeñaron sus pupilos.

Corría el minuto 13 cuando un centro de Wu Lei, auténtica canela fina, buscó conectar con un Ferreyra que ya tenía la testa a punto para fusilar, pero Carriço interceptó en envío para evitar un primer gol local. El Sevilla fue afinando, y con él un Espanyol que supo ir rehaciéndose e igualar las fuerzas. Contener bien las intentonas sevillistas por banda y tocar con criterio cuando tenían ocasión. En el 28’ el ‘Monito’ Vargas apareció con un lejano y seco disparo que obligó a Vaclík a estirarse y a partir de entonces, sobre la media hora de juego, pareció llegar la lucidez al cuadro perico, que empezó a tener minutos buenos tocando, saliendo bien de presión y pisando campo rival. Se ordenó bien el Espanyol tras pérdida y presionó aún mejor, y cuando todo parecía indicar que se llegaría al descanso con empate a nada, acción desgraciada y jarro de agua fría. Pérdida por falta no señalada, conducción de Ocampos, centro de Navas, paradón de Diego López, pero rechace desgraciado, balón al travesaño y, tras tanta carambola Reguilón remató sin oposición para establecer un 0-1 que dejó K.O. al cuadro perico. En un momento, el impecable trabajo de contención se fue al garete.

Sube la temperatura
Y con mucho ritmo se reanudó el encuentro en el RCDE Stadium, donde el tiempo apremiaba para el Espanyol, que encontró en el Sevilla un rival que ya no tenía prisa. Se vivieron momentos duros, de errores e imprecisiones… Le costaba hilvanar al cuadro perico, que en el 54’ vio como Martínez Munuera le pitaba un penalti de Diego Carlos a Ferreyra pero tras consultar con el VAR y visionar la jugada resolvió con un bote neutral… Ver para creer.

Y si en el termómetro ambiental la temperatura iba a menos con el anochecer, en el termómetro del verde la gradación subió considerablemente. La dureza entró en escena. Perdió el Espanyol por momentos su objetivo del punto de mira. Físicamente empezó a acusar el esfuerzo, no lograba generar nada ni ver la claridad. Empezó a sufrir por banda. Pasaban los minutos, y el tiempo iba en su contra. No acababan de salir las cosas. Por ello empezó a hacer modificaciones y Darder entró en acción y Wu Lei fue sacrificado en pos de Campuzano, que cerró así su semana mágica. El jueves debutaba con el primer equipo en la Europa League y ante el Sevilla se estrenaba en la competición liguera. Y entregado y valiente lo fue un rato.

En medio de todo esto trataba el cuadro de Lopetegui de acabar de matar el duelo con un segundo tanto que Nolito rozó, aunque la falta de contundencia brilló por su ausencia en ambos bandos. Dídac y Javi López concedieron, pero por suerte a esos regalos no se les dio un buen uso.

Al de Súria no le gustaba lo que veía, normal en vistas de que su equipo no parecía mostrar señales de poder optar a lograr el empate. Por ello, en busca de sacudir el encuentro, cambio radical de Gallego, que cambió a Calero por Ferreyra y dispuso un 5-3-2 que no surtió efecto. El equipo estaba fundido y no pudo hacer nada más que conceder. De ahí a que Nolito firmara el definitivo 2-0 para un Sevilla que se abonó a perder tiempo y propiciar que parte de la afición empezara desfilar. No desfallezcan, esto acaba de empezar, pero hay que tomar nota y no dejar de trabajar.

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 08/11/2019

¿Si el club decide incorporar un delantero en el mercado de invierno, por qué futbolista apostaría?

21%
10.2%
68.8%