Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

FALLECIÓ ESTA SEMANA

Gay y Eloy Pérez recuerdan la etapa de Benet Joanet

Fue muy apreciado en su paso como jugador, pero como entrenador pagó la impaciencia del club

Marta Mendoza Marta Mendoza
29/03/2020

 

 Esta semana nos dejaba el mítico exjugador y entrenador del Espanyol, entre muchos otros equipos, Benet Joanet a los 84 años (1935-2020). El que fuera futbolista blanquiazul a principios de la década de los 60, vio como el coronavirus precipitaba su adiós dos semanas después de haber sufrido un ictus.

El de Esplugues de Llobregat, que aterrizó en la entidad espanyolista en edad juvenil, a los 15 años, vio como su sueño de debutar en Primera se cumplía en la temporada 1960-61 ante el Atlético de Madrid después de mucho esperar y haber estado ya a préstamo en el Terrassa. Y a partir de ahí fueron tres las temporadas que defendió el marco del Espanyol antes de irse cedido al Europa. En la 1961-62 consumó el descenso, el primero de la historia del club, en aquella infausta tarde en Valladolid, aunque al siguiente curso devolvieron al club a la máxima categoría.

Joanet, dotado de un gran carisma y con el sentimiento blanquiazul muy arraigado, forjó su carrera entre la categoría de oro y de plata del fútbol nacional, siendo en el Depor, durante seis campañas, donde más brilló. Y posteriormente, tras colgar las botas a principios de los 70 en el Sabadell, inició una dilatada trayectoria en los banquillos, precisamente en la entidad gallega como ayudante de Arsenio Iglesias, al que acompañó en el Hércules, donde llegó a ocupar el puesto de primer técnico. Y a partir de entonces, tras curtirse con un gran maestro, empezó a volar solo en el Castellón (al que ascendió a Primera), Antequerano, Cádiz (al que también guió hacia la máxima categoría) Mallorca, Tenerife (al que catapultó a Primera), Salamanca y Las Palmas.

Vuelta amarga
Pero también dirigió al Espanyol, aunque fuera de forma fugaz, ya que tras la jornada 17, militando en Segunda, fue cesado con un balance de seis triunfos, seis empates -cuatro de ellos seguidos- y cinco derrotas. Fue relevado por Juanjo Díaz, al frente de una plantilla en la que figuraban nombres como N’Kono, Albesa, Orejuela, José Aurelio Gay -actual técnico del filial perico-, Pineda, Eloy... Su sueño de triunfar en blanquiazul, aunque entonces como míster y 25 años después de alejarse de Sarrià, se truncaba demasiado rápido. Fue recibido con los brazos abiertos y muchas expectativas, pero la impaciencia imperante en la entidad por recuperar la categoría cuanto antes, acabó con su etapa de forma prematura. Llegó como bálsamo tras el doloroso descenso tras la no menos hiriente final de la UEFA, y con el cartel de buen conocedor de la categoría de plata, pero lo convulso de la época fue determinante. “Me gustaría terminar mi carrera deportiva en el Espanyol, sería como un sueño”, declaraba tras ser fichado, pero no fue así. Se esperaba mucho más de él y de un equipo al que en la prensa describían como “el Real Madrid de Segunda”, recuerda José Aurelio Gay. “Parecía que teníamos que subir antes de empezar la liga”, apostillaba Eloy Pérez.

Pese a ello el míster ya sabía que no iba a ser un paseo y a su llegada admitía que “en Segunda no vale el prestigio ni la historia del club, solamente cuentan los goles y los puntos. Los equipos modestos saldrán a por nosotros, a ganarle a un histórico”, y así fue. “No podemos conformarnos, hay que estar, como mínimo, entre los cuatro primeros y a ser posible líderes”, pero no lo logró.

Demasiada presión
El actual técnico del filial, recordó para La Grada como Benet Joanet “llegaba con mucho prestigio, ya que venía de ascender al Tenerife y en lugar de quedarse allí y jugar en Primera aceptó la propuesta del Espanyol”. Gay recalca también que el regreso de Benet Joanet “fue con mucha presión. En Segunda teníamos el cartel de claro favorito por nombre y por plantilla. Nos metieron mucha presión y eso no nos vino nada bien”. Tal y como recuerda José Aurelio, “el comienzo fue muy malo, desangelado. No lográbamos puntuar con facilidad, que era lo que todos pensábamos que sucedería. No lográbamos estar en los primeros puestos y eso fue determinante para acelerar su salida”. Pese a que en toda la temporada no acabaron de rendir al nivel esperado, finalmente tuvieron la suerte de acabar quintos y que por medio estuviera el Bilbao Athletic, que al ser un filial dio pie a que el quinto peleara por la promoción de ascenso y entonces los pericos no fallaron ante el Málaga.

Su ideario no cuajó
Gay, cuestionado por qué tipo de entrenador era el de Esplugues, aseguró que “muy de esa época, autoritario e inflexible. Impuso un tipo de juego que al equipo no nos resultaba nada sencillo y cómodo de desarrollar. Era muy físico, de mucho marcaje... Y la plantilla creo que pedía otras cosas. Jugar más al toque, menos directo...”. Una visión que reafirma Eloy, quien asevera que “era muy estricto y estaba muy seguro de sus convicciones”. Benet Joanet se había curtido en Segunda y para él “así es cómo se libraban las batallas. Con mucha lucha y apostando de inicio por la veteranía. Conocía muy bien la categoría y quizás estaba en lo cierto. De hecho trataba de convencernos que era así, pero no terminamos de acoplarnos”. Y ahí finalizó el periplo en el club que tanto amó un Benet Joanet que en su día ya declaró que pese a su larga trayectoria profesional su corazón siempre sería blanquiazul. Descanse en paz perico.

Última hora
Galerías de fotos
COPA DEL REY DEL 2000
Encuesta del 29/05/2020

¿Qué le parecen las medidas que ha anunciando el club para compensar a los socios y abonados por la crisis del Covid-19?

83.3%
4.6%
12.1%