Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

bernardo, comprometido hasta final

Garra de matador

El central colombiano tira de su dinastía taurina para sacar la casta en los momentos difíciles

Toni Casals
17/05/2020

 

Nació para ser torero, pero pronto prefirió el fútbol a la tauromaquia. Nieto y sobrino de matadores, Bernardo Espinosa Zúñiga se crió en ese ambiente y estaba llamado a mantener la dinastía y seguir la tradición, que con Joselillo de Colombia, el abuelo materno, tuvo su momento cumbre gracias a una reconocida trayectoria en su país y en España.

“Sueño ser torero”, repetía con ocho años. Hasta que un día su madre decidió llevarle a una capea organizada por unos amigos. Bernardo, según explicó en una entrevista al diario La Nueva España, salió al ruedo vestido de luces, pero cuando tuvo la vaquilla delante... “Pasé mucho miedo, el animal me impuso y desperté de golpe. No estaba preparado y ese fue el último día que quise ser torero”.
Su alternativa no fue en La Maestranza, pero sí en Sevilla. Poco después llegó a España y empezó a formarse como futbolista. Primero en el Dos Hermanas San Andrés de Málaga, equipo que lo traspasó al club de Nervión por 1.800 euros.

Con el juvenil del Sevilla se proclamó campeón de la Copa del Rey del 2008, doblegando en la final al Barcelona por 2-0. Bernardo levantó el trofeo como capitán. Ascenso al Sevilla Atlético, donde se consolidó como pieza fundamental y debut con el primer equipo en un partido de Copa contra el Real Unión en el que incluso logró marcar. El estreno en Primera le llegó la misma temporada 2010-11 contra Osasuna y en la siguiente sería cedido al Racing, donde se encontraría con Stuani. Álvaro González y Pape Diop.

Empezó a foguearse en Primera con 22 años y a su llegada al club cántabro se definió como un “central contundente y expeditivo con buen juego aéreo” y que tiene en “la entrega” su principal característica.
Luciendo una larga coleta, Bernardo se hizo con la titularidad y salió satisfecho de esa cesión. “Me fui para buscar minutos y en lo personal fue un éxito. Me ha aportado experiencia, competición y la oportunidad de jugar contra los mejores”, valoró.

Regresó al Pizjuán, pero el técnico Míchel no estaba por la labor de hacerle sitio. Salió de nuevo, esta vez al Sporting en la campaña 2012-13. Primero a préstamo y al año siguiente en propiedad. Aquí Bernardo se topó con ‘El Pitu’, técnico con el que se hizo un nombre. “Abelardo me da una confianza fundamental que me permite crecer”, declaró.

Logró subir a Primera, pero ese curso sufrió la temida triada y en enero se despidió de la temporada. “El futbolista vive en el terreno de juego y cuando tiene que trabajar para volver es difícil de aceptar. Desde ese momento tu trabajo cambia. Tienes que aplicarte más duro que nunca para regresar mejor de lo que fuiste”, reflexionó.

Una lesión que no resultó un problema para que al siguiente curso fichase por el Middlesbrough de la Premier. “Un paso más en mi carrera”, dijo, aunque los vaivenes del equipo con cambio de técnico incluido, Agnew suplió a Karanka, y su poca participación motivaron su vuelta a la competición española a un Girona en el que Bernardo se convirtió en referente.

Última hora
Galerías de fotos
COPA DEL REY DEL 2000
Encuesta del 07/08/2020

¿Ante la buena campaña de renovaciones, se hará abonado este año a pesar del descenso y de no poder acceder al campo?

68%
1.6%
15%
15.4%