Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRÓNICA ESPANYOL-STJARNAN (4-0)

Ferreyra y Borja encarrilan el pase

Tras una primera parte complicada, la lógica se impuso en la segunda en la que llegaron los goles

Jordi Luengo Jordi Luengo
25/07/2019

 

Llegó el día que tanto estaba esperando todo el espanyolismo. Y la vuelta a Europa, tras 12 años, acabó en fiesta. Para intentar ilusionarse y creer en esta posibilidad, David Gallego apostó por un once de garantías, el mismo que el pasado sábado se impuso al Lens y seguramente el más rodado tras estas tres primeras semanas de pretemporada. La principal ausencia, y la que más llamó la atención, fue la de Matías Vargas, el fichaje más caro de la historia, que no pudo vestirse de corto al no haber llegado a tiempo su tránsfer.

Los espanyolistas saltaron al campo decididos a encarrilar la eliminatoria y en el primer minuto ya quedaron claras sus intenciones al encerrar al conjunto islandés en su campo. Salieron a mandar y tener el balón, ante un rival que pese a tener menos calidad técnica, llegaba con más ritmo de partido al estar compitiendo desde el mes de abril. La posesión era absoluta, pero los discípulos de Sigmundsoon pronto avisaron que no venían de paso. En su primera, y única aproximación con algo de peligro en el primer tiempo, Halldorssson no se lo pensó y desde fuera del área le pegó de primeras a la izquierda de Diego. Un disparo que servía para avisar al conjunto de Gallego que pese a la necesidad de inaugurar el marcador, no podían descuidarse atrás.

Posesión sin peligro
El Espanyol estaba jugando con paciencia, pero le faltaba algo de claridad de ideas para superar una defensa muy bien situada en el verde. Necesitaban imprimir más velocidad en sus acciones, para mover a la zaga islandesa, y más precisión en el último pase y, sobre todo, en los centros laterales que casi siempre acababan en las manos de manos de Björnsson. Ante la dificultad por combinar con sus dos delanteros, Sergi Darder lo probó desde lejos, en el 15’, pero su remate salió desviado. Costaba crear peligro y en la primera acción en la que varios jugadores pudieron combinar al primer toque, Ferreyra estuvo cerca de inaugurar el marcador. Una buena combinación entre Javi López y Víctor Sánchez fue rematada por el argentino, pero un defensa desvió cuando ya se cantaba el gol.
Los blanquiazules, por mucho balón que tenían, se chocaban cada vez con un frontón, ya que los islandeses estaban muy bien posicionados. Les tocaba picar piedra para intentar derribar la muralla vikinga. Lluís López lo probó desde fuera del área y, a continuación llegó la jugada polémica del primer tiempo. Ferreyra remató desde dentro del área y el esférico impactó en el brazo de Hauksoon, pero el colegiado no pitó penalti. Fue la última acción clara antes de un primer tiempo en el que se encontraron con un rival rocoso y defensivo que se les atragantó más de lo esperado.

Loca reanudación
La segunda parte empezó con una marcha más y tuvo el acierto que faltó en la primera. En el 4’ Pedrosa se sacó un gran centro desde la izquierda que fue cabeceado al fondo de las mallas perfectamente por Ferreyra que se adelantó a su marcador. Un tanto que dio alas tanto al equipo como a la grada. Y esta confianza aumentó poco después, ya con Marc Roca y Wu Lei en el campo, cuando un cabezazo de Borja, tras centro de Javi López, lo empujó de nuevo el Chucky al fondo de las mallas.

Pues sí fue una fiesta
David Gallego había avisado que el estreno europeo no era una fiesta, sino un partido muy importante. Pero con el gol de Borja, que con un zapatazo ajustado al palo dejaba muy encarrilada la eliminatoria, se desató la euforia. Cornellà empezó a disfrutar y la grada, que demostró que tenía muchas ganas de que llegara este día, vibró, cantó, saltó y le pidió al Panda que se quede. Y en medio del festín, Pedrosa, Wu Lei, Ferreyra y Borja firmaron una de las mejores acciones de la noche que acabó en el cuarto gol. El argentino asistió de tacón al gallego para que este volviera a ver puerta. Los blanquiazules, con más espacios, habían derrumbado por completa la resistencia rival y estaban haciendo daño. Pero con el partido sentenciado, empezaron a acusar el desgaste realizado, demostrando que aún les falta un poco de tono físico, y levantaron el pie del acelerador.

Tras un primer tiempo complicado, la lógica se impuso tras el descanso y el Espanyol dejó muy encarrilado su pase. ¡Qué pase el siguiente!

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 13/09/2019

A qué daría prioridad ¿a LaLiga o la Europa League?

27.1%
3.4%
69.5%