Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CANTERA TAMBIÉN DE ENTRENADORES

Tras la estela de Flores, Pochettino y Sergio

En la historia de las apuestas por técnicos canteranos hay muchos más aciertos que fracasos

Jordi Luengo Jordi Luengo
09/06/2019

 

David Gallego ya es el nuevo técnico del Espanyol. Llegó a la cantera blanquiazul hace seis años y ha ido quemando etapas en el club. Evidentemente, no tiene mucha experiencia en Primera, pero esta situación no preocupa en el club. No es nueva en la entidad. En las últimas décadas se ha apostado por entrenadores de la casa y casi siempre se ha acertado. El de Súria tomará el relevo de otros técnicos con claro ADN perico como Sergio González, Mauricio Pochettino, ‘Tintín’ Márquez, Paco Flores o Juanjo Díaz, quienes dieron el salto al primer equipo desde las categorías inferiores.

Con menos experiencia
En los últimos años el club apostó por Sergio González y Mauricio Pochettino para llevar las riendas del equipo sin que tuvieran experiencia en los banquillos de Primera. Pero esto no fue inconveniente para que los responsables en esos momentos confiaran en ellos. Tenían liderazgo, ADN perico y muchos partidos de fútbol en sus piernas.
El de L’Hospitalet solo contaba con 17 partidos al frente del filial en Segunda B, en la 2012-13 sustituyendo a Manolo Márquez, en los que dejó muy buenas sensaciones, mientras que el argentino aún no había entrenado a ningún equipo, ni de fútbol base, y se acababa de sacar el título de entrenador. Con el canterano se alcanzó una semifinal de Copa y en su primera etapa se acabó la liga en décima posición superando la clasificación de los últimos tres cursos, mientras que en su segundo año, que afrontó con la pérdida de cinco titulares indiscutibles, fue cesado en la jornada 15.
Por lo que se refiere al de Murphy, su estreno no pudo ser más prometedor. En el último año en Montjuïc salvó al equipo de un descenso que parecía inevitable y fue el primer técnico de la era Cornellà, donde estuvo tres temporadas y media. Precisamente, en el año en el que se estrenó como técnico, el club había apostado por otro hombre de la casa ‘Tintín’ Márquez, con quien no se tuvo la paciencia que se ha tenido con otros y fue cesado en la jornada 13 tras encadenar cuatro derrotas consecutivas. Ese verano el Espanyol perdió a dos jugadores importantes como Zabaleta y Riera.
Para encontrar otro entrenador canterano hay que remontarse hasta la temporada 2002-03. La apuesta por Juande Ramos fue todo un fracaso y Ramon Moya dio el salto desde el Espanyol B, aunque solo estuvo nueve jornadas al frente del equipo y fue sustituido por Luis Fernández, que evitó el descenso en la última jornada.

Una Copa muy canterana
Precisamente el curso anterior había dejado el club Paco Flores, la apuesta por un hombre de la casa de mayor éxito, ya que con él se volvió a ganar una Copa del Rey tras 60 años. Flores ya dirigió al equipo en el último año de Sarrià, cuando sustituyó a Carcelén, tirando de cantera y logrando la permanencia. Con el tiempo volvió al filial y, en la 99-00 regresó al primer equipo en lugar de Miguel Ángel Brindisi y a los pocos meses ganó la final en Valencia. Estuvo dos cursos más al frente del equipo.
Si estos dos últimos técnicos ayudaron a evitar un descenso, Juanjo Díaz logró un ascenso en la 89-90, con aquella tanda de penaltis en Málaga. El de Ciudad Real (q.e.p.d) sustituyó a Benet Joanet y dirigió al equipo en 21 partidos. Años más tarde, en la 92-93, ocupó el lugar de Díaz Novoa, pero a falta de tres jornadas no pudo evitar el descenso.

Todos estos casos demuestran que al Espanyol no le tiembla el pulso al apostar por su gente, ni tampoco por jóvenes técnicos con futuro por delante. Solo hay que recordar que en el verano de 1983 el club fichó a un Xabier Azkargorta que había destacado ese curso con el Nàstic de Tarragona en Segunda B. En ese momento el técnico entró en la historia del fútbol español al ser el entrenador más joven en dirigir un equipo de Primera, solo tenía 29 años. Estuvo tres cursos en Sarrià en los que se consolidaron jugadores como N’Kono, Job, Gallart, Lauridsen, Iñaki, Pineda, Márquez, Orejuela, Zúñiga o Golobart, que poco después fueron importantes en el equipo que brilló en Europa con Clemente en el banquillo.

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 11/10/2019

¿Cree que la plantilla del Espanyol se puede ajustar al esquema y al estilo de juego de Pablo Machín?

80.7%
9.9%
9.4%