Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

APUESTAN POR JÓVENES ARGENTINOS COMO MATÍAS VARGAS

Un Espanyol macanudo; 47 argentinos han vestido la blanquiazul

La etapa más prolífica en la relación blanquiazul-albiceleste fue en la Copa del Rey del 2000 en Valencia

Jordi Luengo Jordi Luengo
21/07/2019

 

Con la llegada de Matías Vargas ya son 47 los jugadores argentinos que habrán jugado en el Espanyol. Y es que el conjunto perico siempre ha mirado al país sudamericano a la hora de reforzar su plantilla y en bastantes ocasiones ha sido para apostar por jóvenes jugadores que empezaban a destacar en su país. El Espanyol creyó en ellos y les dio la oportunidad de cruzar el charco para progresar en sus carreras deportivas. Muchos llegaban siendo promesas y en Sarrià, Montjuïc o Cornellà acabaron de explotar. Estos datos demuestran que Argentina es uno de los principales graneros en los que los pericos alimentan sus plantillas.

El conjunto perico siempre ha apostado fuerte por estos jugadores; cuatro de los fichajes más caros de su historia son del país sudamericano. Matías Vargas (10,5 millones de euros), Maxi Rodríguez (6), Nico Pareja (5), que cuando era jugador del Sevilla en el 2014 celebró el triunfo en la Europa League con una camiseta de Dani Jarque, y Osvaldo (4,6); y no muy lejos está un Pablo Zabaleta que llegó en verano de 2005, tras pagar 3,5 millones a San Lorenzo de Almagro por el capitán de la selección argentina sub-20 que llegó tras ganar el Mundial de la categoría. Sin duda, queda claro que el Espanyol siempre ha abierto los brazos a unos jugadores que destacan por la pasión, sacrificio, garra, implicación y gusto por el buen fútbol. Jóvenes que venían a Europa buscando un sueño y que con la blanquiazul empezaron a hacerlo realidad.

Ganaron la Copa del 2000
En muchas de las temporadas de los 119 años de historia del club, los pericos no solo han sido blanquiazules, sino también algo albicelestes, sobre todo en el siglo XXI, dando la posibilidad de introducirse en la liga española a bastantes futbolistas argentinos. En la Copa del Rey de 2000 el mate tomó el vestuario perico. Mauricio Pochettino, Martín Posse, Pablo Cavallero, Mauro Navas y Pablo Rotchen fueron importantes en ese título y en esos años en el club, mientras que Carlos Casartelli fue el único de los seis que jugó en la campaña 1999-2000 que no triunfó en el Espanyol. Esa fue la temporada en la que el tango más sonó en el vestuario. La etapa más prolífica en la relación blanquiazul-albiceleste. Y este romance lo lideró Pochettino, el futbolista argentino que más veces ha defendido la camiseta del Espanyol en partido oficial, 320, y además el quinto entrenador que en más partidos ha estado en el banquillo perico, 146. Precisamente en ese equipo también jugó el segundo argentino con más partidos, Martín Posse, uno de los héroes de la Copa del Rey de Valencia con su gol en semifinales ante el Real Madrid. Juan Forlín, que llegó a ser uno de los capitanes del equipo, Pablo Zabaleta, que disputó la final de Glasgow, Maxi Rodríguez y Mauro Navas, pese a sus problemas burocráticos, también han disputado más de 100 partidos con el Espanyol en este siglo; Roberto Martínez, que estuvo en el club en dos etapas, completa una lista a la que podría sumarse Pablo Piatti si esta temporada juega más de 12 partidos.

La importancia de estos futbolistas sudamericanos en los últimos años es tan relevante que seis de los argentinos que más goles han marcado como pericos son de esta etapa: Maxi (26), Osvaldo (21), Martín Posse (20), Esnáider y Pochettino (15) y Piatti (14); los otros dos son Coll (36) y Benavídez (22). Estos son la cara positiva de estas transacciones, aunque tampoco se puede olvidar que otros no cumplieron las expectativas creadas como Martín Demichelis, Jesús Dátolo, Cristian Álvarez, Iván Pillud, Adrián Bastía, Carlos Casartelli, Favio Fernández o Alfaro Moreno, quien pese a cantarle en Sarrià que ‘los goles de Alfarito pronto van a venir’ nunca vio puerta como perico, por citar las decepciones de los últimos 30 años.

Los primeros en llegar

Pero esta historia de amor entre el Espanyol y Argentina se remonta mucho más atrás. Antes de la Guerra Civil, Josep Portabella Alsina, nacido en Buenos Aires, ya se enfundó la blanquiazul en la temporada 34-35. Fue el único que jugó antes de la guerra. Y el primero tras el parón de tres años sin competición fue Carlos Ferrer, quien en la temporada 39-40 solo disputó un partido a las órdenes de Patricio Caicedo. Ellos abrieron el camino a ocho argentinos más que pasaron por el club con distinta suerte, hasta que en 1964 llegó uno de los futbolistas más grandes que ha dado Argentina: Alfredo Di Stefano. ‘La Saeta’ jugó dos temporadas en Sarrià para retirarse del fútbol profesional el 3 de abril de 1966. Desde que colgó las botas hasta la llegada de Mauricio Pochettino en 1994, Roberto Martínez, Raúl Longhi y Ezequiel Castillo fueron los argentinos que mejor recuerdo y rendimiento dejaron. 

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 15/11/2019

¿Cree que las decisiones del VAR están siendo justas con el Espanyol?

7.1%
89.3%
3.6%